Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salamanca abre el primer museo público dedicado al automóvil

Los Reyes inauguran las instalaciones y la muestra 'Erasmo de Rotterdam'

Salamanca
Salamanca ha sido el destino de una gran exposición que se ha inaugurado esta semana dedicada al príncipe del humanismo, Erasmo de Rotterdam (1469-1536), y que se puede contemplar hasta el 6 de enero de 2003. Es la primera de carácter multidisciplinar que se exhibe en España sobre esta figura clave del pensamiento europeo. Las 159 piezas que componen la muestra reflejan la época histórica en la que vivió y reconstruyen su compleja personalidad como crítico social y cortesano y como teólogo y reformador de la Iglesia.

Salamanca cuenta desde ayer con el primer Museo de Historia de la Automoción que funciona en España, con titularidad pública y con un fondo integrado por 109 vehículos, a los que se suman las piezas de otras dos exposiciones. Los reyes don Juan Carlos y doña Sofía inauguraron ayer las instalaciones, así como la exposición Erasmo de Rotterdam, en el Patio de Escuelas Menores de la Universidad de Salamanca.

La orientación del Museo de Historia de la Automoción reside en 'potenciar la especificidad cultural del automóvil, en un diálogo abierto con el contexto universal de la cultura', como ha destacado la Fundación Demetrio Gómez Planche, cuya colección de vehículos antiguos y obras aporta el fondo fundamental, con más de cien vehículos, miles de piezas, accesorios y objetos, así como el archivo bibliográfico y la biblioteca, formada por cerca de 2.000 volúmenes relacionados con la materia. Además, se cuenta con otros 40 vehículos cedidos por la Dirección General de Tráfico y otro bloque donado por el Centro Histórico de Iveco-Pegaso.

En el nuevo museo, 'la función didáctica será prioritaria', ya que se busca 'ampliar el conocimiento de la historia de la automoción, así como la conservación del patrimonio automovilístico nacional', además de mostrar las tendencias actuales y la evolución futura del sector. La exposición permanente, sobre historia de la automoción ocupará dos salas de 1.150 metros cuadrados cada una de ellas. Los fondos comienzan con una maqueta del siglo II, la maqueta de Helopiro, y se cuenta también con una reproducción del vehículo de Giovanni de la Fontana, de 1420, mientras que la historia de la protohistoria del automóvil aporta un triciclo de Benz (1885), considerado el primer coche movido por motor, e igualmente se muestra el Bonet (1889), primer vehículo con motor de explosión construido en España. En esa colección aparecen también el Cadillac Fleetwood 75 Limousine (1970) utilizado por Franco y también figuran el Mercedes 450 Sel (1974) y el Citroën DS 23 Prestigue (1974) en los que viajaba Carmen Polo.

Aparte de la muestra permanente, el Museo de Historia de la Automoción ha dispuesto otras dos exposiciones temporales. Una de ellas, 140 años del automóvil en España, presenta vehículos desde el punto de partida en 1860 hasta fechas recientes, mientras que la otra exposición, La mirada a través del visor, está formada por 66 cámaras fotográficas que datan desde principios del siglos XX y que permite seguir la evolución paralela de la fotografía y la automoción.

Iglesia románica

La sede del museo, en el que se han invertido más de dos millones de euros, ocupa un edificio con un espacio de 5.000 metros cuadrados situado junto a la margen derecha del Tormes, sobre parte de la que fue iglesia románica de San Nicolas, cuyos restos se han incorporado a la nueva construcción, en las inmediaciones del Mercado Viejo y de la que fue aula de Anatomía de la Universidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 2002