Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
50º FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

Fervor por Coppola en San Sebastián

"Vuelvo 33 años después, todavía inseguro", dijo el cineasta al recibir el premio Donostia

San Sebastián
Francis Ford Coppola fue ovacionado anoche por 8.000 personas en la plaza de toros de Illumbe, en San Sebastián, donde el cineasta recibió el premio especial Donostia. Un premio de premios que el festival ha concedido al director de El Padrino para celebrar su 50º aniversario. Era el acontecimiento más esperado de esta edición del certamen, en cuya sección oficial se presentó la película danesa Te quiero para siempre, dirigida por Susanne Bier y perteneciente al movimiento Dogma. En Zabaltegui, Michael Winterbottom presentó 24 hour party people, un musical que recupera el sonido Manchester, y Víctor Erice y los alemanes Win Wenders y Volker Schlöndorff hablaron del tiempo cinematográfico a propósito de Ten minutes older.

"Vine aquí hace 33 años sin demasiada seguridad en mí mismo, gané y fue muy importante para mí. Recuerdo aquello con cariño y emoción. Vuelvo ahora, todavía inseguro de mí mismo. Aunque esta noche estoy recibiendo la energía y la fuerza que necesito para terminar el guión que ahora escribo. Muchas gracias". Las palabras de Francis Ford Coppola retumbaron en la plaza de toros de Illumbe. El cineasta fue recibido en pie por las 8.000 personas que anoche abarrotaron el recinto para celebrar el 50º aniversario del Festival de Cine de San Sebastián, donde el creador de El Padrino recibió de manos del director del certamen, Mikel Olaciregui, el premio especial Donostia.

Fue el momento más emocionante y esperado de los actos que celebran el medio siglo de este festival de cine. La plaza de toros de Illumbe se llenó de devotos del séptimo arte que quisieron rendir su admiración a uno de los cineastas vivos más importantes e influyentes. Coppola, con traje marrón claro y pajarita, fue breve en su discurso. Recordó la Concha de Oro que recibió en 1969 por The rain people, y con su enorme cuerpo saludó a las miles de personas que le ovacionaban.

A pesar del caluroso recibimiento, el director no dejaba de ser un punto lejano en un escenario inmenso que resultó algo frío y desangelado. Tampoco acompañó la mala calidad del sonido, que, sobre todo, perjudicó al documental realizado por Carlos Rodríguez, Encadenados, que se proyectó momentos antes. El documental devolvió uno a uno a todos los mitos que se han paseado por este festival desde su nacimiento. Gregory Peck, Monica Vitti, Elisabeth Taylor, Robert Duvall, Al Pacino, Robert de Niro, Luis Buñuel, Harrison Ford, Sofía Loren, Alfred Hitchcok, Fernando Rey, Anthony Hopkins.... Hubo un recuerdo para todos. El público ovacionó las apariciones de Pilar Miró, Jeremy Irons, Federico Luppi, Carmen Maura y Javier Bardem. Y también la del único mito que no era del cine: el escultor donostiarra Eduardo Chillida.

La fiesta continuó en Illumbe con un espectáculo inspirado en el mundo del cine del grupo Els Comediants y con la actuación de Víctor Manuel, Ana Belén, Joaquín Sabina, Amaya Uranga y Javier Gurruchaga. Cada uno interpretó canciones relacionadas con películas o estrellas del cine. Así, Sabina y Amaya cantaron el tema de Bienvenido Míster Marshall; Víctor Manuel y Ana Belén interpretaron la canción de Manolo Tena Marilyn Monroe, y Gurruchaga y Sabina Yo quiero ser una chica Almodovar. La noche la cerró Alaska, como pinchadiscos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de septiembre de 2002