Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vicecanciller austriaca discrepa de Haider y dice que piensa dimitir

Las discrepancias internas del partido derechista austriaco FPO (Partido Liberal) amenazan con provocar una crisis del Gobierno de coalición del FPO con el Partido Popular (OVP, democristiano). La vicecanciller Susanne Riess-Passer, presidenta del FPO, dimitirá de su cargo si por presión de la base se convocase una asamblea extraordinaria en apoyo del ideólogo del partido, el ultranacionalista Jörg Haider, primer ministro del Estado de Carintia y caudillo en la sombra del partido.

Al concluir sin reconciliación una reunión de 12 horas en la noche del martes, Riess-Passer indicó que con ella se retiraría el gabinete del FPO entero, dado que una asamblea extraordinaria 'equivaldría a una moción de censura'. De los 750 delegados del FPO, 380 solicitaron la asamblea para respaldar a Haider, el personaje que dirigió el ascenso de la ultraderecha al poder el año 2000 para luego, sin soltar las riendas, delegar la presidencia del partido a su entonces muy devota Riess-Passer, quien se ganó el mote de La cobra del rey por su devoción al caudillo retirado en el Gobierno de Carintia.

Las discrepancias entre ambos surgieron a raíz de la reciente decisión del Gobierno de aplazar una reforma fiscal prevista para el año preelectoral por los gastos derivados de las recientes inundaciones. Los sondeos indican un abrupto descenso de popularidad del FPO, que se sitúa en un 18%, y Haider arremete contra los miembros de su propio partido en el Gobierno. El carismático caudillo argumenta que el FPO es 'el partido del hombre de a pie', 'defensor de la justicia social' y que urge 'dar prioridad a la reforma fiscal antes que comprar, tal como prevé el Gobierno, aviones cazabombarderos para las fuerzas armadas'. En un principio, Haider advirtió de que, si se aplazaba la reforma fiscal, abandonaría la política nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de septiembre de 2002