Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proyecto para la reutilización de las aguas de la depuradora del Llobregat costará 80 millones de euros

Depurbaix SA, empresa pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ha iniciado la redacción del proyecto de reutilización de las aguas de la depuradora del Baix Llobregat, que permitirá entre otras cosas la preservación del caudal ecológico del río Llobregat y el riego de zonas húmedas y de parques y jardines, además de la utilización de los fangos conseguidos en el proceso de depuración como abono para la agricultura.

El proyecto constituye la tercera fase de la depuradora y supondrá una inversión de 80 millones de euros (13311 millones de pesetas) y la inclusión de un tratamiento terciario de las aguas que lleguen a esta instalación, que funcionará a pleno rendimiento en 2005.

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, inauguró el pasado mes de junio la primera fase de la depuradora del Baix Llobregat que permite el pretratamiento de las aguas residuales que hasta ahora se vertían en el último tramo del río Llobregat expulsándolas al mar limpias de sólidos, arenas y aceites. Este factor ha permitido este verano la recuperación para el baño de las playas de El Prat. La segunda fase de la depuradora, que incluirá el tratamiento bacteriológico de las aguas, entrará en funcionamiento a finales del año que viene.

El proyecto de la tercera fase, que incluye el tratamiento terciario, estará redactado a finales de este año y un 85% de la inversión prevista para ponerlo en marcha será aportado por el Ministerio de Medio Ambiente con ayuda de los Fondos de Cohesión, y el 15% restante por la Agencia Catalana del Agua.

Para poder disponer de agua con una calidad adecuada para los nuevos usos se ampliará el tratamiento de la depuradora, que filtrará y desinfectará el agua mediante rayos ultravioletas que garanticen la calidad fisicoquímica y sanitaria.

Las obras constarán de un tratamiento terciario, un sistema de bombeo y las conducciones que transportarán el agua a reutilizar hasta los puntos de destino. Estas conducciones tendrán una longitud de 14 kilómetros y una sección variable de hasta 1,6 metros de diámetro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002