Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU afirma que ha fracasado el bloqueo de las cuentas de Al Qaeda

El informe dice que Bin Laden tiene dinero suficiente para seguir atacando

Al Qaeda 'sigue teniendo acceso a unos recursos financieros considerables' y puede 'atacar de nuevo en el momento que mejor le parezca'. Un borrador de informe preparado por el Grupo de Control sobre Al Qaeda, un comité de la ONU, constata que el plan internacional para estrangular las finanzas del terrorismo apenas avanza. Prueba de ello es que tras el 11-S, a instancias de EE UU, se bloquearon cuentas y activos valorados en más de 112 millones de dólares, pero en los últimos ocho meses sólo han sido congelados otros 10 millones.

El informe sostiene que Al Qaeda dispone aún de al menos 30 millones de dólares, aunque recoge estimaciones que elevan la cifra hasta los 300 millones.

El texto del Grupo de Control sobre Al Qaeda, de 43 folios, es oficioso hasta su aprobación formal, dentro de unos días, pero fue obtenido y publicado ayer por The Washington Post. Fuentes del Gobierno de EE UU expresaron inmediatamente dudas sobre la fiabilidad de las conclusiones de la ONU e indicaron que cada párrafo sería 'examinado letra a letra' y que se introducirán, en su caso, 'las modificaciones necesarias' antes de hacerlo oficial.

'El pesimismo que se desprende de ese borrador no está justificado porque, en realidad, se están obteniendo éxitos considerables en el flanco económico de la lucha contra Al Qaeda', declaró Marc Grossman, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y encargado de velar desde Washington por el buen funcionamiento de la coalición internacional contra el terrorismo. 'Lo que ocurre es que el problema es enorme y presentará cada vez más dificultades, porque los terroristas buscan vías muy opacas y cuando ven que les cazamos por un lado, se escapan hacia otro. Son listos, eso es indiscutible', añadió.

Sin dejar pistas

El borrador de la ONU refleja las dificultades señaladas por Grossman y constata que Al Qaeda ya no utiliza casi en ningún caso vías bancarias normales. La organización fundada por Osama Bin Laden invierte sus recursos en oro, plata y piedras preciosas, y transfiere fondos mediante la llamada hawala, una red de correos y comerciantes que no deja pistas de sus movimientos, aunque aún parece disponer de negocios convencionales, dirigidos por colaboradores legales, en Isla Mauricio, Singapur, Malaisia, Filipinas y Panamá. Los recursos de Al Qaeda proceden, según el comité de la ONU, de la fortuna personal de Bin Laden, de 'actividades ilegales como el contrabando, el robo y la falsificación de tarjetas de crédito' y de donaciones particulares 'que no se han interrumpido en ningún momento' y cuyo importe asciende a 16 millones de dólares anuales.

El Grupo de Control sobre Al Qaeda subraya dos dificultades básicas en la lucha contra las finanzas terroristas: la opacidad contable de muchas organizaciones religiosas y la falta de controles fronterizos en los países europeos del acuerdo de Schengen (todos los de la UE, menos Reino Unido e Irlanda, más Noruega e Islandia), que elimina las fronteras entre ellos. El Sistema de Información de Schengen, un programa informático de seguridad fronteriza, sólo incluye a 40 de los 219 nombres que figuran en las listas de la ONU como agentes financieros del terrorismo, debido a que la UE, a diferencia de Estados Unidos, no puede aplicar ese tipo de vigilancia sin indicios fiables de culpabilidad y supervisión judicial.

De hecho, la actualización de las listas de la ONU siempre ha coincidido casi punto por punto con la inclusión de nuevos nombres o sociedades en las listas de Washington, lo que ha provocado serias diferencias entre los aliados en la lucha contra Al Qaeda. Muchos países europeos, empezando por Suecia, han puesto en duda la fiabilidad de las listas del Departamento del Tesoro estadounidense y han protestado por los métodos empleados a la hora de congelar los haberes de estas personas u organizaciones. La semana pasada, EE UU tuvo que borrar seis nombres de sus listas, al no poder demostrar su relación con Al Qaeda o los atentados del 11 de septiembre. El comité de la ONU señala que, sin embargo, personas como el kuwaití Suleiman Abu Ghaith, portavoz de Osama Bin Laden, y Gulbudin Hekmatyar, un señor de la guerra afgano al que algunos especialistas consideran relacionado con el terrorismo, no han figurado nunca en las listas estadounidenses o internacionales.

El comité de vigilancia fue creado por el Consejo de Seguridad de la ONU a finales de septiembre pasado para supervisar los esfuerzos de los 189 países miembros en la tarea de cortar la financiación a los grupos terroristas. Por ahora sólo ha recibido 164 informes preliminares, entre ellos el de España, sobre la situación de las legislaciones nacionales.

Italia publicó ayer una lista de 14 personas originarias de países árabes o del Magreb y de 11 empresas ligadas a las finanzas de Yussef Nada y Ahmed Idrid Nasreddin, acusados de financiar a la organización terrorista Al Qaeda, informa France Presse. El documento fue publicado por el Ministerio de Economía y Finanzas, que anunció la congelación de los bienes de estos individuos o entidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 2002