Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

PP y PSOE anuncian su mayor disputa por 15 capitales

Los equipos de Aznar y Zapatero ultiman los detalles de las grandes batallas electorales de 2003 con el trasfondo de que sus resultados se conviertan en unas primarias de las próximas generales

PP y PSOE se medirán electoralmente dentro de 10 meses en los comicios locales en una cita que gana interés cada vez más en clave de política nacional. El PP acaba de elegir a sus 50 candidatos para las capitales de provincia y su meta real es, al menos, preservar el techo de las 28 alcaldías que alcanzó en 1999. Los populares han renovado el 47% de los cabeza de lista (23), en su gran mayoría donde aún no gobiernan, para intentar recuperar alguna de las plazas que los socialistas les arrebataron por escaso margen hace tres años y compensar las posibles pérdidas de ciudades tan emblemáticas gobernadas hasta ahora por el PP como Zaragoza, León o Vitoria. PP y PSOE reconocen que librarán una disputa directa y por muy pocos votos en 15 capitales. El PP está muy ocupado en la preparación de esas elecciones, incluso en la elaboración del programa marco, pero no las quiere considerar como unas primarias para no facilitar más el impulso del líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y porque sigue sin saberse quién será el sucesor de José María Aznar.

El PP quiere mantener sus 28 alcaldías y rescatar Albacete, Soria y Burgos con Aparicio

El PSOE defenderá sus 15 capitales y confía en arrebatar al PP Madrid, Zaragoza y Toledo

El PP tiene ya su maquinaria engrasada para llegar en forma al 25 de mayo de 2003, cuando están previstas las próximas elecciones autonómicas y municipales. El pasado jueves por la mañana el Comité Electoral Nacional que preside el ministro Ángel Acebes dio el visto bueno 'por unanimidad' a todos los candidatos de las capitales de provincia que les remitieron con urgencia sus organizaciones territoriales. Por la tarde, también en la sede central del partido, el ex ministro Jaime Mayor convocó a los miembros de la comisión que prepara el programa marco para esos comicios y les instó a acelerar las reuniones de los subgrupos de trabajo y les citó de nuevo para el 15 de septiembre.

Acebes, por su parte, destacó mucho los pocos problemas que había provocado la designación de candidatos en el PP para remarcar la imagen de 'cohesión interna' frente al PSOE. Pero en el PP hay problemas en las listas municipales.

Aunque Acebes aseguró que en Madrid, Palma y Guadalajara habían sido los propios regidores en ejercicio, con varias mayorías absolutas a sus espaldas, los que habían decidido voluntariamente retirarse a otros destinos por razones personales, la verdad es que la dirección nacional del PP hace tiempo que había concluido que los veteranos José María Álvarez del Manzano (Madrid), Joan Fajeda (Palma) y José María Bris (Guadalajara) estaban muy 'desgastados'. En los tres casos han sido sustituidos por aspirantes que representan una imagen más moderna de lo que es ahora el PP: Alberto Ruiz-Gallardón, Catalina Cirer y Antonio Román. En el PP cuentan con que los tres revalidarán la mayoría absoluta con un mejor resultado.

El otro alcalde del PP que se retira es José Manuel Soria, de Las Palmas, para competir por la autonomía de Canarias. El PP entiende que preservará esa alcaldía y que poco puede hacer contra Miguel Zerolo (Coalición Canaria) en Santa Cruz de Tenerife.

El análisis efectuado a diez meses de las elecciones por el PP, con el soporte de las muchas encuestas encargadas tanto en municipios donde se gobierna como en los que se está en la oposición, refleja un panorama alentador. Pero lo mismo afirma el PSOE respecto a sus posibilidades con la base de estudios cualitativos que ofrecen un alza generalizada en la consideración de sus aspirantes.

La alcaldía de la capital ya no está en peligro, según el PP, con el nuevo candidato, Alberto Ruiz-Gallardón. El PSOE niega con vehemencia que Madrid esté perdido. Zapatero ha estimado que no se equivocó al considerar a Trinidad Jiménez una candidata excelente para concitar un apoyo generalizado en Madrid. La prueba está en que 'han tenido que tirar de lo mejor que tienen', dicen en la ejecutiva en referencia a Ruiz-Gallardón.

En el PP señalan que con esta operación, Ruiz-Gallardón, además de congraciarse con Aznar, se situaría también en línea de salida para la sucesión si recaba una votación 'espectacular'. En el PSOE están de acuerdo en que 'se sepa esa unidad de criterio entre Gallardón y Aznar'.

El PP cuenta con conservar sin problemas las alcaldías de Cádiz, Huelva, Jaen y Málaga. En Almería, Córdoba, Granada y Sevilla se apunta que el PP podría ser la primera fuerza y perder el bastón de mando por pactos poselectorales. Pero es precisamente en estas ciudades donde el potente PSOE andaluz ha puesto toda su maquinaria en marcha.

En Aragón, el PP sólo confía en repetir mandato en Teruel. Sus sondeos admiten que el alcalde socialista de Huesca tiene buena valoración y temen la pérdida de Zaragoza por el enconamiento del conflicto con el Plan Hidrológico Nacional. El PSOE también cree que casi puede tocar con las manos la victoria de Juan Alberto Belloch en Zaragoza.

En Castilla y León, el PP defiende que aguantará Ávila, Salamanca, Valladolid y Zamora. La apuesta del ex ministro Juan Carlos Aparicio por Burgos les hace soñar con reconquistar ese bastión, hecho que se da por seguro en Soria. Las dudas surgen en renovar la alcaldía de León y disputar Segovia, con muchas posibilidades, y Palencia, con escasas. El PSOE confía plenamente en la pujanza de sus alcaldes, el palentino Heliodoro Gallego y el burgalés Ángel Olivares.

Los populares vaticinan la repetición de los regidores de Ciudad Real, Toledo y Guadalajara, tienen mucha esperanza en Albacete y pocas en Cuenca. Pero el PSOE asegura que sus alcaldes son valores fijos. Las expectativas del PP en las cuatro capitales catalanas consisten en mejorar los concejales para seguir en la oposición. Justo lo contrario de lo que auguran en Cáceres, Badajoz, Alicante, Valencia, Castellón, Oviedo, Santander, Murcia, Pamplona y Logroño, donde están consolidados sus actuales mandatarios.

En Galicia, el PP maneja alguna opción para preservar Ourense y competir en Pontevedra y Lugo. Por el contrario, el PSOE da por afianzada la figura de su alcalde de Lugo. A Coruña es la única capital que el PP da por imposible de partida. Y en el País Vasco, sus encuestas les revelan problemas para continuar con la alcaldía de Vitoria en coalición con el PSE y conceden una subida ilusionante a María San Gil en San Sebastián.

El PSE no elegirá a sus candidatos a la alcaldías vascas hasta bien entrado el curso político, aunque es posible que repitan los actuales portavoces de Bilbao, Dimas Sañudo, y Vitoria, Patxi Lazcoz, y el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza.

También el PSC aguarda al otoño para elegir a sus candidatos a las alcaldías catalanas, aunque están muy seguros de volver a ganar en Barcelona, Lleida y Girona. El partido en Canarias también apurará el plazo para elegir a sus candidatos.

El objetivo que se ha marcado José Luis Rodríguez Zapatero es 'ganar al PP en votos y alcaldías' y a esa tarea díficil se ha puesto el recién creado comité electoral que dirigen José Blanco y Álvaro Cuesta. Los socialistas apuestan por defender con uñas y dientes sus 15 alcaldías en capitales de provincia.

Los socialistas se esforzarán por vencer al PP en Guadalajara y Toledo. En esta última ciudad todavía no hay candidato pero se da como probable al consejero de Agricultura del Gobierno castellano, Alejandro Alonso. El partido en Castilla-La Mancha confía en que su alcalde de Cuenca, José Manuel Martínez Cenzano, repita aunque todavía no ha dado su confirmación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 2002