Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecevit se niega a dimitir tras perder 32 diputados en el Parlamento turco

Toda Turquía clama por la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas, mientras el primer ministro, Bulent Ecevit, de 78 años, sigue empeñado en una defensa numantina de su cargo. El veterano líder socialdemócrata, que gobierna el país desde su casa tras haber sido hospitalizado en mayo, advirtió ayer de que no piensa dimitir, a pesar del amotinamiento de 32 parlamentarios, que han abandonado el Partido Socialdemócrata (PS), entre los que se cuentan cinco ministros que también han dimitido.

Ecevit designó ayer como viceprimer ministro a Sukru Sina Gurel, hasta ahora ministro de Estado para Chipre, en sustitución de Husamettin Ozkan, que con su renuncia precipitó el lunes la crisis en el PS. Tras Ozkan han renunciado al cargo los ministros de Cultura, Administraciones Públicas, Asuntos de la Infancia y la Mujer y Asuntos Rurales.

Metin Bostancioglu, ministro de Educación y líder parlamentario del partido de Ecevit, ha anunciado que presentará también su dimisión 'para abrir el camino a la solución de los problemas del país, mejorar la situación económica, ayudar en la entrada a la Unión Europea y facilitar una solución al problema de [la división de] Chipre'.

Pese a la marcha de 32 diputados socialdemócratas, la coalicíón de Gobierno con el Partido del Movimiento Nacional (ultraderecha) y el Partido de la Madre Patria (conservador) mantiene aún la mayoría en el Parlamento turco.

El partido de la extrema derecha se ha sumado a la iniciativa de varios grupos para convocar una sesión extraordinaria del Parlamento con el único objetivo de disolver la Cámara y aprobar la celebración de elecciones legislativas anticipadas. Pero la inestabilidad política desencadenada por la campaña electoral podría perjudicar a la negociación de un crédito del Fondo Monetario Internacional de 16.000 millones de euros para sacar a Turquía de su peor crisis financiera en más de cincuenta años. La lira turca marcó ayer su cambio más bajo con el dólar, mientras la Bolsa de Estambul se desplomaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de julio de 2002