Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una dimisión en cadena de ministros agrava la crisis en Turquía

La dimisión ayer del vicepresidente primero de Turquía, Husamettin Ozkan, brazo derecho del primer ministro Bulent Ecevit, seguido por dos ministros y numerosos diputados, ha provocado un terremoto político en Turquía.

'Mi objetivo no ha sido nunca dividir el partido de la izquierda democrática [DSP, de Ecevit]', dijo a la prensa Ozkan, que también abandonó su formación política. Su dimisión fue seguida inmediatamente por las de los ministros de Cultura, Istemihan Talay, y de Estado, Recep Onal. Una decena de diputados, como el vicepresidente del grupo parlamentario del DSP, Ali Iliksoy, abandonaron el partido en solidaridad con Ozkan.

En medio de sus problemas de salud, estas dimisiones representan una segunda bomba política para Ecevit, después de que su socio de extrema derecha en la coalición de Gobierno, el viceprimer ministro ultranacionalista, Devlet Bahceli, declarase el domingo que debían convocarse elecciones anticipadas en noviembre, dos años antes de la fecha prevista.

El conflicto entre Ozkan y Ecevit, que dirige una coalición tripartita desde 1999, surgió cuando el primer ministro acusó a su colaborador de no haberle defendido con suficiente fuerza después de las críticas que recibió por permanecer en su puesto a pesar de su delicado estado de salud. 'Ozkan no ha respondido a la campaña de críticas que nos afectaron', dijo Ecevit, que se encuentra en su residencia privada, donde guarda reposo por prescripción médica desde hace dos meses.

Fuentes parlamentarias indicaron que unos treinta diputados del DSP podrían abandonar el grupo parlamentario en los próximos días para lanzarse a la creación de un nuevo grupo político. 'Ozkan ha sido víctima de una gran injusticia política. No podemos seguir en un partido donde reina la ingratitud', dijo Iliksoy a la prensa. Si se produce esta dimisión en bloque, el DSP (128 escaños) puede perder la mayoría en el Parlamento (550 sitios) a favor del MHP (ultranacionalista, 129).

La enfermedad de Ecevit ha sumergido al país en la inestabilidad política, en un momento en que intenta recuperarse de una profunda crisis financiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de julio de 2002