Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad investiga un restaurante por una borrachera de alumnos de 15 años

En la cena de 4º de ESO hubo barra libre, según los jóvenes

Dos alumnos de 15 años de cuarto de ESO del Instituto de Enseñanza Secundaria Gili Gaya de Lleida acabaron la madrugada del pasado viernes en el servicio de urgencias del hospital Arnau de Vilanova de esta ciudad tras sufrir una fuerte intoxicación etílica en la cena de fin de curso -en en el restaurante La Fonda del Nastasi, situado en la carretera de Huesca-. Los servicios territoriales de Sanidad en Lleida han abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de la intoxicación de los dos jóvenes. Josep Lladonosa, propietario del restaurante, dijo que desconocía que los jóvenes tuvieran 15 años. Los camareros observaron que a mitad de la cena algunos chicos se mareaban, por lo que dejaron de servir alcohol, según Lladonosa, y ya no se llegó a la barra libre prevista.

La fiesta fue organizada por los propios escolares, sin la asistencia de profesores. Los jóvenes convinieron con los responsables del establecimiento la composición del menú por un coste de 30 euros. La dirección del centro de enseñanza había enviado con anterioridad una carta a los padres en la que se les comunicaba que se desvinculaba de la organización de la cena. No obstante, el centro propuso a los alumnos poner un autocar a su disposición con la condición de que debían regresar a sus casas a las dos de la madrugada. Los jóvenes no aceptaron el trato. A pesar de ello, un miembro de la dirección se puso en contacto con los encargados del restaurante.

El profesor preguntó a los responsables del restaurante si servirían alcohol a los escolares durante la cena, a lo que respondieron que sí. Dicho profesor decidió dejarles su número de teléfono para que le localizaran en caso de que surgiera algún problema durante la fiesta.

A la cena acudieron la práctica totalidad de los 80 alumnos del curso, la mayoría con edades de entre 15 y 16 años, que coincidieron con grupos de otros centros de la ciudad que también celebraban el final de la etapa escolar de la ESO. Algunos de los asistentes han explicado que durante la cena los camareros les sirvieron vino y cava sin ningún tipo de limitación y que después pudieron utilizar un servicio de barra libre instalado en el mismo restaurante.

Después del banquete los jóvenes se fueron a bailar a la discoteca que se encuentra en el mismo complejo hotelero, aunque dos de los jóvenes comensales, un chico y una chica, empezaron a sentirse mal a causa del alcohol ingerido. El estado de los dos escolares se fue agravando y sus compañeros tuvieron que requerir los servicios de una ambulancia para trasladarlos al hospital. Tras permanecer varias horas en el servicio de urgencias, los jóvenes fueron dados de alta.

El hospital no informó inmediatamente de esta incidencia a Sanidad, como establece el protocolo sobre intoxicaciones por pastillas, drogas, alcohol y otras sustancias nocivas para la salud. Esta medida se adoptó a principios de mes a raíz de las muertes de dos jóvenes por consumo de éxtasis. El delegado de Sanitad en Lleida, Antoni Mateu, anunció ayer que se abrirá un expediente informativo y se investigará si durante la cena el restaurante sirvió bebidas alcohólicas a los escolares, algo que está totalmente prohibido por ley cuando se trata de menores de edad. Sus responsables podrían ser sancionados con una elevada multa si se demuestra que incumplieron este precepto o con el cierre del local en caso de reincidencia.

La ley prohíbe a los establecimientos públicos la venta o el suministro de bebidas alcohólicas a personas menores de 18 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 2002