Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
61ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

El escritor portugués Helder Macedo busca en sus novelas 'el otro femenino'

'Pedro y Paula' es el primer título publicado en español del también poeta y ensayista

El escritor Helder Macedo (Suráfrica, 1935), con una obra literaria publicada en Portugal y Brasil, inicia con la novela Pedro y Paula (Tusquets Editores) su contacto con los lectores españoles, en una traducción de Mario Merlino ('una buena traducción', según el autor), habitual de las obras de António Lobo Antunes. 'Soy un viejo poeta, que publica a los 21 años, un ensayista de la madurez y un joven novelista de los años noventa', declaró ayer Macedo. Se considera un escritor realista no tradicional, que utiliza su propia biografía y escribe sobre 'lo que no soy, sobre lo otro femenino'.

La biografía de Helder Macedo aparece en Pedro y Paula, junto con la presencia de la mujer en una historia de 'amores imposibles' y una lectura política. Infancia en Mozambique, adolescencia en Portugal y residencia en Londres, a los 22 años, por motivos políticos, donde se dedica al periodismo, con colaboraciones en la BBC y desde 1982 titular de la cátedra Camões en el King's College. Regresó a Portugal tras la Revolución de Abril y colaboró en dos Gobiernos, en 1975 como director general del Espectáculo y en 1979-1980 como ministro de Cultura.

'Hice un trabajo político durante el exilio y me comprometí con el Gobierno, pero no me interesaba la carrera política. Fue como una cura, una purga, para comprobar lo difícil que es la política. Portugal se volvió un país normal y me convertí en un escritor, un ciudadano. En mis novelas aparecen datos autobiográficos y otros falsos. Es un proceso narrativo, de seducción del lector, que participa de mi perplejidad'.

Macedo está en contra de la 'prosa poética' y prefiere usar varias áreas de los géneros, con el uso de la poesía en la estructura de la novela, 'que depende mucho de los silencios, como en la música'. 'En la ficción me interesa la tentativa de conocer lo otro, lo diferente. Por eso mis personajes dominantes son femeninos'. Como profesor, trabajó con Claudio Guillén en Harvard y sus ensayos se han centrado en Camõens, Machado de Assis y la literatura comparada.

En su segunda novela, Pedro y Paula -ha publicado en portugués Partes de África (1991), sobre el colonialismo, y la reciente Vicios y virtudes, sobre una mujer destructiva- aparecen personajes de varias generaciones, en un proceso de imaginar y recordar 'como procesos mentales muy semejantes'. La narración cubre la segunda mitad del siglo XX, en capítulos que se adelantan y retroceden en el tiempo, con algunos momentos cruciales, como el final de la II Guerra Mundial, en una variación del triángulo de Casablanca; la revolución del 25 de abril en Portugal y 'las posibilidades del futuro'. 'La novela marca la transición de la dictadura a la democracia, y del dominio masculino a una afirmación femenina. Es la gran revolución de nuestro tiempo: ser mujer y ser libre. La madre y la hija son parecidas e iguales, una es la gran víctima y la otra el principio del desafío. Está latente una lectura política, y tiene la capacidad de dejar el futuro abierto. Es la transferencia, incluso política, del gusto masculino autoritario hacia una abertura a lo femenino'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002