Los salarios, los derechos laborales y las bajas por maternidad, retos de las becas de la Junta

Los jóvenes investigadores exigen a Educación soluciones para la próxima convocatoria

La suerte ya está echada este año para los licenciados universitarios que aspiren a ser personal de investigación en formación en Andalucía, o lo que es lo mismo: becario en departamentos universitarios u otros organismos investigadores con el propósito de realizar la tesis doctoral. La Consejería de Educación cerró hace semanas el plazo para la convocatoria de 2002, con 150 puestos. No obstante, las asociaciones de becarios apuntan algunas deficiencias para las que esperan soluciones en la oferta de 2003. La reivindicación fundamental se refiere a los derechos laborales, la gran esperanza de este colectivo. Las 'inestables' bajas por maternidad y la equiparación salarial de todos los tipos de becas existentes, tanto dentro como fuera de Andalucía, conforman otros puntos de la pugna dialéctica.

Según la Junta, la concesión de derechos laborales cuenta con un escollo superior al presupuestario. El secretario general de Universidades, Francisco Gracia, cree que corresponde al Gobierno central la conversión de las becas en contratos laborales y el diseño de un estatuto para los becarios. 'En la Ley de Universidades Andaluzas se prevé una ampliación de derechos laborales, aunque la instauración del contrato laboral para los becarios complicaría el sistema general de investigación, que así tendría que dar cabida a una nueva figura que, de establecerse, debe partir del Gobierno central', puntualiza Gracia.

María José Serván, de la asociación de becarios de Cádiz, cree que Andalucía debe seguir el mismo camino que Aragón, en cuyas cortes prosperó una proposición de Ley de IU para convertir las becas en contratos laborales. La iniciativa, que será estudiada por el Congreso de los Diputados, incluye la contratación a partir del tercer año de formación investigadora (las becas de investigación tienen una duración de cuatro años).

La equiparación salarial se abre en dos frentes: la igualdad con el resto de becas que se ofrece el Gobierno andaluz; y la homologación con las que habilita el Gobierno central (Ministerio de Educación y Cultura y Ministerio de Ciencia y Tecnología).

En el panorama andaluz, la Consejería de Educación es la que más puestos establece (150). Pero no es la única. La oferta de otras consejerías, elevan la población becaria a unos 1.200, según Educación. En esta cifra se incluyen los investigadores en formación que están en su segundo, tercer o cuarto año de beca. El secretario general de Universidades asume el descontrol existente entre las retribuciones y condiciones de los investigadores que dependen de las diferentes consejerías. Francisco Gracia, sin detallar la cantidad, confirmó la equiparación salarial de todas las becas que la Junta convoque a partir de 2003, aunque no garantizó el carácter retroactivo de la medida, que beneficiaría al grueso de los investigadores en formación. Las limitaciones presupuestarias se hacen notar una vez más.

Las 150 becas convocadas este año por la Consejería de Educación tienen una dotación anual de 872 euros mensuales, equivalente a las convocatorias del Ministerio de Educación y Cultura. Pero para que esta equiparación sea exacta, los licenciados deberán desarrollar su labor en una ciudad diferente a la del centro de investigación que le acoge y solicitar unas ayudas complementarias para dichas estancias. La duración de este alojamiento deberá ser de un año (la beca dura cuatro), lo cual no responde a la homologación prometida por la Junta, según María José Serván. Para el año que viene se tratará la homologación con las becas de Ciencia y Tecnología, que alcanzan los 972 euros mensuales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

'La cuestión de las bajas por maternidad se intentará mejorar el año que viene', según Gracia. En la convocatoria actual, se permite recuperar el tiempo de baja (tiempo que queda suspendida la beca) al final del periodo de cuatro años. No obstante, durante la baja, el becario no cobrará. El dinero será recuperado una vez que sea completado el tiempo de baja al final de la beca.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS