Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pieza angular del IVAM

Vicente Todolí fue una piedra angular en la etapa inicial del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) desde 1987 hasta 1995 bajo las direcciones de Tomás Llorens, Carmen Alborch y José Francisco Yvars. Como jefe del área artística, Todolí apostó por la introducción de los artistas contemporáneos más vanguardistas, en paralelo a una línea más historicista del museo, con notorios resultados, como pone de manifiesto lo rápidamente que el IVAM se convirtió en un centro de referencia en España y Europa.

De carácter fuerte y emprendedor, el futuro director de la Tate Modern fue uno de los primeros gestores que abrieron las puertas de un museo, en concreto la sala del IVAM Centro del Carme -que hoy se cierra definitivamente para el arte contemporáneo-, al malogrado escultor Juan Muñoz, con quien le unía una larga amistad. Su trayectoria profesional comenzó en el IVAM, tras ejercer de becario en el Museo Whitney de Nueva York y estudiar en las universidades de Valencia y Yale.

Todolí dejó el IVAM en 1995, cuando se incorporó el hoy director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Juan Manuel Bonet, con quien mantuvo algunas diferencias. Todolí aceptó el reto de dirigir el nuevo Museo Serralves de Oporto, con sede en un edificio diseñado por Álvaro Siza, y se encargó también de la programación artística de la capitalidad cultural europea de Oporto el pasado año. El prestigio acumulado hizo que su nombre sonara para ocupar diversos cargos recientemente, como el de responsable de la colección de La Caixa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002