Reportaje:

Los 14 mandamientos argentinos

Análisis detallado del plan del Gobierno para intentar sacar al país de la crisis

La nueva etapa del presidente argentino, Eduardo Duhalde, que se inicia con la remodelación del Gabinete tras la salida de Jorge Remes Lenicov al frente del Ministerio de Economía y su relevo por Roberto Lavagna, está presidida por un plan de 14 puntos, aprobado el pasado 24 de abril por el presidente y los gobernadores provinciales, conocido ya como los 14 mandamientos. Sus modestos objetivos son idénticos a los de la primera etapa: evitar la hiperinflación, contener el estallido social y frenar la caída de la actividad económica.

No se vislumbra un cambio de rumbo significativo en la actuación gubernamental ni con Lavagna ni con los últimos retoques del Ejecutivo, que se anunciarán hoy. Un presidente de transición como Duhalde, que no ha sido elegido sino designado por el Congreso, carece de la legitimidad para afrontar las profundas reformas estructurales que Argentina necesita, según coinciden diversos analistas.

Existen dudas sobre la legitimidad de Duhalde para llevar a cabo las grandes reformas
Más información

Los 14 mandamientos, presentados como la última carta de Duhalde para evitar unas elecciones anticipadas, son hasta ahora meros enunciados. Su aplicación depende en buena medida de la respuesta del Congreso y de la capacidad de maniobra del nuevo ministro de Economía. Un análisis de los 14 puntos y lo logrado ocho días después de su firma ofrece un balance poco esperanzador:

- 1. Respetar los acuerdos internacionales de la nación y reafirmar la vocación de integrar Argentina al resto del mundo.

El primer punto es la reafirmación de lo obvio -la vocación capitalista de Argentina-, que parecería indicar la existencia de presiones para un golpe de timón. José Octavio Bordón, asesor de Lavagna, dijo ayer que el acuerdo con los organismos financieros internacionales será más fácil si Argentina está integrada en el mundo.

- 2. Firmar en un plazo no mayor de 15 días los acuerdos bilaterales con las provincias, dando cumplimiento al pacto fiscal.

El ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli, ha dicho que cuatro provincias se comprometerán hoy por escrito a recortar su déficit en un 60%: Salta, Jujuy, Misiones y Río Negro. Y ha ido más allá al asegurar que antes del fin de semana firmarán todas las provincias. Existen dudas de que lo consiga.

- 3. Elevar al Congreso en un plazo no mayor de 90 días el proyecto de ley consensuado de un nuevo sistema de cooparticipación general de impuestos.

- 4. Propiciar las políticas fiscales y monetarias que mantengan las disciplinas y los equilibrios necesarios que eviten la subida descontrolada de precios y la inestabilidad cambiaria.

Después de una semana con los bancos cerrados, el dólar se mantiene en los tres pesos, un tipo de cambio alto, pero que de momento está controlado. Por el contrario, la inflación empieza a dispararse y llegará al 20% en los primeros cuatro meses del año. El Gobierno había fijado un 15% para todo 2002.

- 5. Garantizar a los ahorristas, a través de instrumentos legislativos adecuados, la previsibilidad necesaria sobre el destino de sus fondos asegurando su liquidez.

El plan Bonex de Remes Lenicov murió antes de nacer y en su lugar se aprobó una ley antigoteo para evitar la retirada de depósitos congelados. Todo es provisional, a la espera de una solución al corralito financiero. Una mujer se prendió fuego ayer en una sucursal en la provincia de Buenos Aires al no poder retirar sus ahorros.

- 6. Garantizar las acciones que restablezcan de forma inmediata un sistema financiero sólido.

Este punto suena a declaración de intenciones, a la espera de qué hará Lavagna en política monetaria y cambiaria (ha prometido mantener la libre fluctuación), la crisis bancaria (se prevé un nuevo plan Bonex que cuente con garantía de los bancos, no sólo del Estado) y la relación con el FMI.

- 7. Instrumentar un nuevo acuerdo de responsabilidad fiscal para la administración nacional provincial y municipal que asegure su cumplimiento mediante un sistema explícito de premios y castigos.

- 8. Propiciar una reforma impositiva que aliente y estimule la inversión de capital e impida la evasión, la elusión y el contrabando.

Lo único concreto es que se amplía hasta el 1 de julio el plazo para pagar impuestos.

- 9. Propiciar la inmediata sanción de la Ley de Quiebras.

- 10. Propiciar la inmediata derogación de la Ley de Subversión Económica.

Ayer se cumplieron ocho días de ambas promesas y precisamente para ayer la presidencia del Senado había prometido la derogación de la ley. El Gobierno no tiene garantizada la mayoría parlamentaria necesaria para la aprobación de estos puntos, exigencia clave del FMI.

- 11. Propiciar la repatriación de capitales argentinos destinados principalmente a proyectos productivos con demanda de mano de obra intensiva.

- 12. Alentar las inversiones nacionales y extranjeras dedicadas a la exportación de productos manufacturados o a la sustitución eficiente de importaciones.

- 13. Asegurar el cumplimiento de la reforma política acordada con el recorte de gastos políticos y burocráticos y la valorización de la forma de selección electoral.

- 14. Asegurar un mecanismo de asignación de planes de empleo.

No se han anunciado medidas concretas para la aplicación de estos últimos cuatro puntos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción