Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recupera en la Ley de Calidad el cuerpo de catedráticos de instituto

Se podrá acceder a una cátedra sin ser profesor

El Gobierno recuperará el cuerpo de catedráticos de instituto con la reforma educativa de la Ley de Calidad -lo que implica la jerarquización de las funciones de los profesores de cada centro- y permitirá que cualquier licenciado pueda acceder a una cátedra sin que sea necesario que tenga experiencia docente acreditada. Además, Educación incorporará la posibilidad de que los profesores mayores de 55 años tengan una reducción de jornada, con el correspondiente descenso salarial, algo ya reconocido para todos los funcionarios.

El ministerio prevé entregar el articulado de la Ley de Calidad a los consejeros en la reunión de la Conferencia Sectorial que habrá el 2 de mayo. Hasta ahora, Educación sólo ha hecho público un Documento de bases con las propuestas generales. La incorporación a ellas de la creación de un cuerpo de catedráticos implica que cambiarán las funciones de los docentes en los centros. Actualmente, ser catedrático es una condición a la que se accede tras permanecer años como profesor de secundaria. Se trata sólo de un peldaño más en la promoción (básicamente económica) de estos profesionales, y esta condición no va asociada a funciones determinadas en el centro, como ser jefe de departamento.

Al crearse el cuerpo, se tendrán que redistribuir las tareas de los centros, ya que se atribuirán a los catedráticos funciones de responsabilidad que ahora puede desempeñar cualquier profesor, y este nuevo cuerpo enseñará 'preferentemente' en los bachilleratos. Todo esto implica, por tanto, la jerarquización del profesorado en cada centro.

Al cuerpo de catedráticos de secundaria -que desapareció en 1990 con la Ley Orgánica de Ordenación del Sistema Educativo (LOGSE)- se podrá acceder por dos vías: desde el cuerpo de profesores de secundaria y con cualquier licenciatura. Para los profesores se guardará al menos el 50% de las plazas de catedráticos vacantes y deberán cumplir tres requisitos para lograr una de ellas: tener una titulación superior, seis años de antigüedad y superar una oposición. Estos docentes están ya en posesión de un título de especialización didáctica, que se obtiene tras superar un curso de unos meses de duración denominado CAP o CCP. Los que no sean licenciados tendrán 10 años de plazo para sacarse un título superior si quieren acceder a una cátedra.

Para los licenciados que deseen pasar directamente a ser catedráticos de instituto se pedirá (además del título superior) que tengan CAP o CCP y que superen una oposición. La ley también incorporará, según el ministerio, que estos cursos de especialización didáctica se puedan cursar simultáneamente a los estudios universitarios, algo que ya se hace en algunas universidades.

Incentivos para tutores

Otras iniciativas que se incluirán a la ley son la posibilidad de dar incentivos profesionales y económicos a los tutores, y económicos a los profesores que tengan una 'especial dedicación al centro' y que implanten 'planes de innovación educativa'. Sin embargo, la ministra señaló que 'corresponde a las comunidades autónomas fijar las condiciones de estos incentivos', de lo que se deduce que presumiblemente también habrá que costearlos. Para el reciclaje de los profesores habrá programas de inmersión lingüística, programas europeos, estancias en empresas, cursos de nuevas tecnologías y otros específicos para tutores.

CC OO calificó ayer la iniciativa del ministerio de 'patética'. El secretario general de la Federación de Enseñanza de este sindicato, Fernando Lezcano, señaló: ' Recuperar el cuerpo de catedráticos se va a convertir en un nuevo problema la organización de los equipos de los centros'. Respecto al acceso libre de cualquier licenciado al cuerpo de catedráticos, Lezcano manifestó que 'es una medida que va en la dirección contraria a la cualificación del sistema, porque habrá licenciados que se conviertan catedráticos sin experiencia docente acreditada y que además irán a los tribunales de reválida, y también a los de oposiciones a juzgar a los profesionales con experiencia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002