Andrés Neuman explora el aislamiento de un joven conectado a Internet

'La vida en las ventanas' resultó finalista del Premio Primavera

Net, un joven que dirige continuos mensajes de correo electrónico a su ex novia sin recibir contestación, protagoniza La vida en las ventanas (Espasa), una obra que pone de manifiesto la incomunicación del hombre posmoderno y la fragilidad de la memoria. La segunda novela del poeta y narrador hispanoargentino Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) ha sido elegida finalista del Premio Primavera.

Más información

'La aparición de tantos nuevos medios de comunicación -el fax, el móvil o Internet- creo que debe interpretarse como un síntoma de que en realidad nos sentimos muy solos', afirmó ayer Andrés Neuman. El protagonista de su segunda novela, La vida en las ventanas, se considera un extraño dentro de su familia y observa impasible la rebelión de su hermana contra la autoridad paterna mientras él insiste en enviar a su ex novia 'botellas de náufrago' que nunca reciben respuesta.

'Net', explica Neuman, 'es un voyeur que se asoma al patio interior de su casa y luego a la pantalla de su ordenador. Él mismo es una ventana a través de la cual vemos su interior y el exterior en el que vive. Por el contrario, Xavi, su mejor amigo, es un maldito que se precipita a la autodestrucción. Entre los dos existe una relación dialéctica: Net encarna el spleen de la vida burguesa que tanto nerviosismo provocaba en Lautremont y Baudelaire, los románticos a los que admira Xavi'.

Con esta segunda novela, Andrés Neuman ha quedado finalista del Premio Primavera, que en esta edición ha ganado Juan José Millás con su obra Dos mujeres en Praga. El galardón de Neuman se añade al Premio Hiperión que recibió el mes pasado por su poemario El tobogán, y a su distinción como finalista hace tres años del Premio Herralde que convoca la editorial Anagrama por Bariloche, su primera novela.

Durante la presentación de La vida en las ventanas, el escritor Antonio Soler comentó anteayer: 'Andrés ha superado la anécdota de ser un autor joven, una promesa. Si yo fuera un escritor de su generación, le ataría un bloque de cemento a los pies para luego tirarlo a un río'.

Neuman, nacido en Buenos Aires hace 25 años, se muestra satisfecho con el repetido reconocimiento a su obra: 'He publicado tres poemarios, dos libros de relatos y dos novelas. Me obsesiona progresar literariamente y todavía no he alcanzado la madurez, pero no quiero ser considerado un principiante por ser joven'.

Con La vida en las ventanas, Neuman quería explorar el aislamiento de los individuos característico de la posmodernidad mediante una novela epistolar. 'La conclusión lógica era escribir un libro confeccionado con mensajes de correo electrónico. Me pareció lo más natural que el protagonista tuviera mi edad, a pesar de que nunca había escrito sobre un protagonista joven, y me aterrorizaba la idea de que el libro pudiera ser encasillado en el ámbito de la literatura juvenil por hablar de informática y problemas generacionales'.

El galardón, concedido por la editorial Espasa y por Ámbito Cultural de El Corte Inglés, parece alejar definitivamente ese peligro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de abril de 2002.