Muere el jefe de la Fuerza Aérea en un accidente de helicóptero

El recientemente designado comandante general de la Aviación de Venezuela, el general Luis Acevedo, y otros nueve militares murieron tras precipitarse a tierra la noche del viernes el helicóptero en el que viajaban, en una zona montañosa cercana al noroeste de Caracas, según confirmó ayer el director de Defensa Civil del Estado de Vargas, Argenis González. En el accidente fallecieron los generales Pedro Torres Finol, Julio Ochoa y Rafael Quintana, integrantes del alto mando de la Aviación, recién estructurado tras el golpe de Estado de la semana pasada.

El helicóptero, un superpuma de la Fuerza Aérea, se estrelló debido a la poca visibilidad causada por el mal tiempo en la zona, indicó una fuente de Defensa Civil. Los militares regresaban de un acto en la Escuela Naval de Venezuela (a 30 kilómetros al noroeste de Caracas), donde juró su cargo de nuevo comandante general de la Armada, el vicealmirante Fernando Camejo.

Más información

Cambios en la petrolera

Paralelamente a los cambios castrenses, la reconciliación ofrecida por Hugo Chávez, arrancó con el nombramiento del secretario general de la OPEP, el venezolano Alí Rodríguez, al frente de Petróleos de Venezuela (PDVSA). El nuevo jefe del gigante estatal es más técnico que comisario político.

La industria petrolera recuperó la normalidad exportadora después de haber reducido drásticamente su producción durante las fechas previas al golpe. Rodríguez deberá proceder a la reestructuración de la mayor empresa de Latinoamérica, cuyos gerentes se sumaron a la huelga general contra Chávez en protesta por el nombramiento de una junta directiva que, argumentaron, fue designada por razones políticas y no por méritos. La protesta duró seis semanas, y condujo a la paralización parcial de los embarques de Venezuela, cuarto exportador mundial de crudo.

El presidente se reunirá también con el titular de la Confederación de Trabajadores (CTV), Carlos Ortega, quien llamó asesino y cobarde a Hugo Chávez después de la matanza del día 11 junto al palacio de Miraflores. Ortega, a quien le fue garantizada su seguridad, fue uno de los dos principales promotores de las huelgas que llevaron al intento golpista contra Chávez. Éste rechazó convocar un referéndum sobre su permanencia en el poder. 'Si lo hiciéramos por alguna circunstancia, estoy seguro de que lo ganaríamos', declaró.

Amplios sectores de la oposición reclaman una consulta a la ciudadanía sobre la conveniencia de un referéndum que disipe las dudas sobre Chávez, tras los turbulentos episodios de las dos últimas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50