Los socialistas abandonan el Consejo Interterritorial de Salud

El debate sobre las competencias en formación divide el organismo

Los socialistas abandonaron ayer la primera reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebraba después de las transferencias sanitarias. El debate sobre las competencias de la formación continua de los profesionales -un tema que el secretario general de Gestión y Cooperación, Rubén Moreno, no dudó en calificar de 'irrelevante para los ciudadanos'-, fue la causa.

Más información

Los ministerios de Sanidad y Educación firmaron el pasado 8 de febrero un acuerdo con el Consejo General de Colegios de Médicos y con el Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería por el que les encomendaban la acreditación de la formación continua de los profesionales 'sin perjuicio de las competencias de las comunidades autónomas'. El convenio se ha ampliado después a veterinarios y farmacéuticos.

La firma de este convenio se hizo 'sin consultar al Consejo' (un organismo compuesto por representantes del Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud de las 17 comunidades autónomas), lo que fue calificado de 'falta de respeto' por el consejero de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata. Es 'la segunda vez que Villalobos firma convenios sin consultarnos', afirmó Lamata en referencia al pacto sobre contención del gasto farmacéutico de noviembre del año pasado.

En cambio, Moreno quitó importancia al motivo del plantón. Los representantes socialistas han 'escenificado' con su ruptura el 'uso partidista' que quieren hacer del Consejo, afirmó. La prueba de que no había 'una invasión de competencias' es que los representantes de las otras comunidades, incluidas las no gobernadas por el PP, no habían abandonado la reunión, afirmó el representante de Sanidad.

Sobre el resto de los puntos del orden del día de la reunión, Moreno declaró que había informado sobre el fondo de cohesión que regulará los pagos del Estado para cubrir el gasto de los enfermos desplazados de su comunidad autónoma y los servicios especiales que éstas presten. También se incluirán las aportaciones del Estado por el gasto ocasionado por los turistas. El Consejo fue informado del peso que cada grupo de diagnóstico va a tener a la hora de calcular estos pagos. Lamata criticó que esta información fuera 'oral, sin papeles'.

El Consejo también ratificó el Informe sobre la mejora de la seguridad y de la calidad del Sistema Nacional de Salud (véase EL PAÍS de ayer). Respecto a los fallos señalados en el texto, Moreno insistió en que el sistema estaba 'funcionando bien', pero que 'si se lleva al Consejo Interterritorial es para que mejore'.

La reunión de los responsables sanitarios propició que se trataran otros temas. Sobre la ley de coordinación, afirmó que estaba en la última ronda de consultas con las comunidades autónomas, y que a propuesta estaba siendo 'bien recibida'. Los planes de Moreno son que la ley esté lista para su debate en las Cortes la primera quincena de mayo.

Por su parte, el consejero de Salud andaluz, Francisco Vallejo, entregó a sus colegas copia de la demanda que la Junta ha presentado contra las tabacaleras 'para que la estudien'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50