Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

8 millones para salvar al lince

El Ministerio de Medio Ambiente y el Zoo de Jerez firman hoy un acuerdo para criar en cautividad esta especie en vías de extinción

El lince ibérico está en la UVI. La muerte de cuatro ejemplares por distintas causas en las últimas semanas, en las inmediaciones de Doñana, son los últimos infortunios de una especie española única en el mundo a punto de extinguirse. Su supervivencia depende ahora de la cría en cautividad, un programa que se va a poner en marcha tras la firma mañana de un acuerdo entre el Ministerio de Medio Ambiente y el Zoo de Jerez.

La otra pata en la que se apoya el Plan Integral del Manejo del Lince se desarrolla en las fincas Lugar Nuevo y Selladores-Contadero de Jaén, donde sobreviven poco más de una docena de ejemplares, según los testimonios recogidos por las cámaras trampa escondidas en esta finca de 10.000 hectáreas, situada dentro del parque natural de la sierra de Andújar, donde solía venir a cazar el general Franco una vez al año. En ambos programas, el Ministerio de Medio Ambiente, la Unión Europea y las autonomías prevén invertir ocho millones de euros en los próximos cinco años.

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, presenció ayer la suelta simbólica, previo paso de la cuarentena, de varias docenas de conejos en Lugar Nuevo. Con la suelta de estos gazapos, que proseguirá a lo largo de los próximos meses, se intenta dotar al lince ibérico de su presa alimenticia por autonomasia, los conejos silvestres, un alimento básico de este depredador felino, que ha fallado en las últimas décadas al caer víctima de dos epidemias: la mitomatosis y la hemorra-gia vírica. Ambas enfermedades han causado estragos en la población del conejo y consecuentemente han privado al lince del principal alimento de su dieta.

La finca Lugar Nuevo también servirá de punto de arranque para iniciar la recuperación del hábitat del lince, caracterizado por un mosaico de zonas boscosas, que le sirven de refugio, y matorrales poco espesos, donde practica la caza del conejo.

El plan integral es el resultado de las conclusiones de un grupo de expertos capitaneados por la UICN (Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza) y la Estrategia Nacional para la Conservación del Lince, consensuada con las comunidades autónomas donde sobreviven algunos ejemplares: Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

En la sierra de Andújar se van a clarear las zonas boscosas de pino replantado en los años cincuenta y se ha pactado con los propietarios de 40.000 hectáreas de superficie de fincas contiguas a Lugar Nuevo (que pertecen a Parques Nacionales) para que no cacen los conejos. En esta tarea intervienen ONG como Adena y la fundación Marcelino Botín, a través de Borja Cardelús, el ex secretario general de Medio Ambiente en la primera etapa de Isabel Tocino al frente del Ministerio de Medio Ambiente.

El organismo público Parques Nacionales, que es el que lidera esta iniciativa, intenta ahora contactar con el inversor inmobiliario sevillano Nicolás Osuna, a quien vendió su finca de Andújar de 4.000 hectáreas el matador de toros Luis Miguel Dominguín. Fuentes de Parques Nacionales aseguran que mientras el fallecido ex torero prestaba su colaboración para la conservación del lince en esta finca contigua a la del Parque Nacional, su actual propietario se muestra reacio a colaborar.

Por otra parte, Parques Nacionales confía en alcanzar en breve un permiso de la Junta de Andalucía para poder obtener ejemplares de lince con los que se inicie el intento de criarlos en cautividad en el Zoo de Jerez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de marzo de 2002