Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Facturación de recetas del Sistema Nacional de Salud

Una vez más, como casi siempre que escribe don Enrique Costas Lombardía, los farmacéuticos nos vemos obligados a realizar una serie de matizaciones y aclaraciones.

Muy al contrario de lo que se da a entender en la carta publicada el pasado 26 de febrero en este diario, España tiene uno de los mejores sistemas de facturación de recetas del mundo gracias al esfuerzo de los farmacéuticos.

A día de hoy, a través del mecanismo de facturación de recetas que puso en marcha hace más de 30 años la Organización Farmacéutica Colegial, el Sistema Nacional de Salud y las diferentes comunidades autónomas conocen, entre otros datos, los medicamentos dispensados en cada una de las 19.641 oficinas de farmacia que hay en España, el volumen de prescripción de cada médico, las ventas de cada laboratorio, las farmacias que han dispensado cada especialidad farmacéutica y los medicamentos prescritos a cada paciente. Pero estos datos no sólo sirven para fines estadísticos, también permiten la realización de estudios epidemiológicos, esenciales para planificar políticas sanitarias adecuadas a las necesidades de la población.

Además, todo este sistema asegura la transparencia fiscal y económica de la oficina de farmacia y evita un gran número de fraudes en el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud. Desearíamos que la exactitud (antes del día 10 de cada mes se presenta a la Administración el gasto y toda la información relativa a los medicamentos prescritos durante el mes anterior) y transparencia con que se conoce el gasto en medicamentos se hiciera extensiva al resto de partidas presupuestarias.

Por último, el trabajo y los costes que conlleva este sistema de facturación (cada año se procesan más de 620 millones de recetas), y que se ofrece gratuitamente a las diferentes administraciones, son financiados por los propios farmacéuticos, que una vez más demuestran su interés por colaborar en la mejora de la prestación sanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 2002