Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Warhol, Basquiat y Clemente celebran la pintura con 40 cuadros en colaboración

El Museo Reina Sofía expone el juego de los tres artistas en los años ochenta

'Un festín de pintura'. El director del Museo Nacional Reina Sofía de Madrid (Santa Isabel, 52), Juan Manuel Bonet, presentó ayer la exposición Warhol-Basquiat-Clemente. Obras en colaboración como una celebración de la pintura por los tres artistas, que en los años ochenta realizaron conjuntamente en Nueva York medio centenar de obras. El museo expone 40 óleos y collages de gran formato, la mayoría procedentes de la colección del galerista Bruno Bischofberger, de Zúrich, que propuso este juego moderno que recuerda a los célebres cadáveres exquisitos de los surrealistas.

El galerista suizo Bruno Bischofberger contó ayer cómo había surgido el proyecto de realizar cuadros a cuatro o a seis manos entre el estadounidense Andy Warhol (1928-1987), el haitiano portorriqueño Jean-Michael Basquiat (1960-1988) y el italiano Francesco Clemente (Nápoles, 1952). En una de las visitas de Basquiat a Saint Moritz hablaron sobre las colaboraciones entre artistas ante un acrílico realizado por el pintor con la hija del galerista, Cora, de tres años. 'La técnica primitiva e infantil de mi hija y el estilo primitivo, conscientemente elegido de Basquiat, se correspondían perfectamente'.

Bischofberger propuso a Warhol la realización de obras con otros artistas más jóvenes, también de su galería, y así se concretó una primera exposición de 15 obras, 12 cuadros y 3 dibujos. Cada artista hizo entre 1984 y 1985 cinco piezas y después se pasaron a los demás, sin conocer el resultado final. En el siguiente proyecto trabajaron en Nueva York en colaboración Warhol y Basquiat. El galerista declaró ayer que también estaba prevista la participación del pintor Julian Schnabel, que realizó una película sobre Basquiat. 'La personalidad individualista y difícil de Schnabel no era adecuada para el trabajo conjunto'.

Grandes formatos

El 'festín de pintura', según Juan Manuel Bonet, se distribuye por la amplia sala de la planta baja del Reina Sofía, con los grandes formatos sobre las paredes blancas. Bonet señaló que celebran la pintura tres nombres que figuran en la historia del arte de la segunda mitad del siglo XX. En los cuadros, como actividad colectiva, se funden el padre del pop y el espíritu que llevó Warhol a su Factory, con la cooperación entre artistas, en las revistas, la música y el cine. Junto a Warhol, otro nombre mítico, Basquiat, que pasa de la calle y la cultura popular al museo, y Clemente, una figura del movimiento artístico de la transvanguardia italiana, que el crítico de arte Achile Bonito Oliva puso en marcha en los años ochenta, con parada en las primeras ediciones de la feria Arco, en Madrid. A partir de 1981, reside en Nueva York y su pintura se acerca al grafito y al misticismo oriental.

Los tres artistas han tenido exposiciones individuales en España, y el director del museo recordó la estancia de Warhol en Madrid para presentar su muestra en la desaparecida sala de Fernando Vijande; los montajes de Basquiat en la galería Salvador Riera, de Barcelona, y las retrospectivas de Clemente en la Caixa y el Guggenheim. 'Los estilos individuales confluyen en un estilo común en los cuadros realizados en colaboración. Hay que leer los cuadros y buscar las aportaciones de cada uno, como los emblemas tipográficos de Warhol, los grafitos callejeros de Basquiat y las figuras de Clemente'.

El comisario de la exposición, Enrique Juncosa, subdirector del museo, se refirió también a la síntesis de estilos, sobre todo con la utilización de la serigrafía de Warhol en un monmento en que el pop es más conceptual, los grafitos de Basquiat y las alegorías de Clemente. 'Las obras expuestas son de complejidad y de síntesis, en unos años de la posmodernidad. Las composiciones se convierten también en jeroglíficos o se hacen herméticas, con referencias a las drogas o a la muerte. También expresan las claves del mundo simbólico de Warhol y Basquiat'.

Otras claves de la exposición - abierta hasta el 29 de abril- se encuentran en el catálogo, diseñado por Manuel Granell, con textos de Bruno Bischofberger y Richard D. Marshall, y en la información de las audioguías, patrocinadas por la Fundación Retevisión-Auna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2002