Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un etarra del 'comando Madrid' tras encañonar a dos gendarmes franceses

La Gendarmería francesa detuvo ayer en Souprousse, junto a la localidad de Tartas (Las Landas), al supuesto terrorista de ETA Alberto Rey Domercq, Beto, de 31 años, que al menos entre 1999 y 2000 estuvo en el comando Madrid, por lo que habría participado en el asesinato -el primero después de la tregua- del teniente coronel Pedro Antonio Blanco, el 21 de enero de 2000. Rey y un compañero que escapó, así como los dos gendarmes que los avistaron, se encañonaron mutuamente sin disparar.

Rey, incluido en junio en los carteles de los terroristas más buscados, estaba en un camino entre Dax y Mont de Marsan con otro supuesto etarra dentro de un Peugeot 306 rojo, matrícula francesa, según fuentes de la lucha antiterrorista. A las 9.45, dos gendarmes se acercaron a identificarles con precaución, ya que les oyeron hablar español. Los dos etarras se bajaron pistola en mano y ambas partes se encararon con sus armas. Rey tiró la suya, lo que aprovechó su compañero para huir en coche.

Rey se identificó como Carlos Miguel Comín Núñez, vecino de San Sebastián. El historial facilitado por el Ministerio del Interior indica que Beto, nacido en Bilbao en 1970, se integró en 1997 en un grupo satélite del comando Donosti, del que huyó tras la detención de su compañero Fernando Elejalde por el asesinato del funcionario de prisiones Francisco Javier Gómez. En 1999, en tregua, entró en el comando Madrid, en el que siguió al menos hasta finales de 2000. Sus disputas con Ana Belén Egués, detenida en noviembre, le llevaron a dejar Madrid. Además del citado asesinato, las fuentes consultadas creen que colocó otros dos coches bomba en la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 2002