Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía francesa halla un gigantesco arsenal de ETA

Rajoy considera que es el almacén más importante que tenía la organización terrorista

La Gendarmería francesa descubrió ayer en la localidad de Serres-Castet, a 10 kilómetros de Pau, una importante base logística de ETA en la que se hallaron 1.150 kilos de explosivos y, además de diverso material, un taller para la preparación de artefactos explosivos y coches bomba. Era 'un taller de la muerte', señaló el ministro de Interior, Mariano Rajoy, que calificó la operación como una de las más importantes de los últimos tiempos. En otro registro realizado en la ciudad de Toulouse, la policía gala se incautó también de 'documentación muy importante' de la organización terrorista.

La casa está a cinco kilómetros de donde fue tiroteado un policía en noviembre

Rajoy que subrayó que la casa registrada en Serres-Castet ocultaba 'auténtico almacén', posiblemente 'el más importante que tenía ETA'. El ministro, que compareció por la tarde en la sala de prensa del congreso del PP acompañado por los directores generales de la Policía, Juan Cotino, y el de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, indicó que, según los datos de que disponía, en ambos locales intervenidos por la policía gala se habían preparado la mayor parte de los últimos atentados de ETA. 'Se ha incautado documentación muy importante, que afecta a cosas que lamentablemente han sucedido en España, a otras que se han podido evitar y a otras que afortunadamente ahora se podrán evitar', señaló refiriéndose a la operación de Toulouse.

En la vivienda cercana a Pau se hallaron, según el ministro, 800 kilos de dinamita Titadyne, 350 kilos de cloratita, dos motos de gran cilindrada, un coche robado en Francia, tres cajas de municiones, varios lanzagranadas, dos máquinas troqueladoras para preparar matrículas falsas, dos telemandos para activar coches bomba, componentes electrónicos y un taller para fabricar artefactos explosivos. Equipo electrónico para construir artefactos.

Una parte de la dinamita hallada es antigua, porque procede del asalto llevado a cabo por ETA y por un grupo de independentistas bretones a un polvorín de Plévin, en septiembre de 1999; pero otra parte, al parecer procedente del robo posterior de Grenoble, se encontraba almacenada en cajas nuevas y aparentemente lista para ser utilizada, según las fuentes de la Gendarmería. 'Hay un verdadero arsenal, que los militantes utilizaban para almacenar armas y explosivos y en el que probablemente se han fabricado paquetes bomba', explicó el fiscal de Pau, la capital del departamento de los Pirineos Atlánticos. Rajoy, por su parte, señaló que en esta base pudieron haberse fabricado algunos de los últimos coches bomba colocados por ETA, como los de Roses (Gerona) o Sevilla, ya que se han encontrado componentes similares.

El ministro y fuentes de la Gendarmería coincidieron en vincular el hallazgo con las investigaciones abiertas tras la detención, el pasado 12 de diciembre de los etarras José Ramón Carasatorre Aldaz y Juan Ramón Lete Alberdi, junto con dos mujeres, un piso de la pequeña ciudad de Auch. Estos dos 'cualificados dirigentes de ETA', según Rajoy, serían los responsables de adiestrar a los militantes enviados luego a España para cometer atentados, pero también tenían un papel importante en el aparato logístico. La casa donde se halló el almacén se encuentra a apenas cinco kilómetros del lugar donde el 17 de noviembre fue tiroteado un gendarme por dos miembros de ETA que viajaban en una furgoneta, en la que al parecer transportaban explosivos y no fue encontrada.

Sin embargo, no está claro que la vivienda se encontrara desocupada desde diciembre, ya que, según otras fuentes, había sido abandonada hace pocos días. No obstante, la policía desvinculó el hallazgo de la detención el pasado miércoles, en una zona próxima de Las Landas, de Alberto Rey Domercq Beto, que ayer mismo fue procesado y encarcelado en París por asociación de malhechores con fines terroristas, entre otros cargos.

La pista que condujo al descubrimiento de la casa fue su propietario, que el viernes llamó a la Gendarmería para denunciar que los inquilinos, dos hombres y una mujer, habían desaparecido varias semanas antes sin pagarle el alquiler de dos meses, y que se habían dejado la luz y la televisión encendidas.

El ministro Rajoy elogió efusivamente el trabajo realizado por los cuerpos policiales franceses y valoró la importancia de la colaboración internacional entre las policías y los gobierno contra el terrorismo. Rajoy evitó cualquier manifestación triunfalista, pero resaltó la importancia de la base desmantelada y aventuró que 'a partir de ahora, las cosas se les va a complicar más'.

Las operaciones desarrolladas entre el 17 de noviembre y ayer mismo han asestado un duro golpe a la infraestructura que ETA había construido en torno a la capital del departamento de los Pirineos Atlánticos, que engloba el País vasco-francés, una zona alejada de las bases habituales de los etarras cerca de la costa atlántica, pero perfectamente comunicada con aquéllas y con la ciudad industrial de Toulouse.

Titadyne para los atentados

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, aseguró ayer que la incautación de 1.150 kilos de explosivos en el sur de Francia es 'una de las operaciones [contra ETA] más importantes de los últimos tiempos'. No en vano, la banda terrorista ha utilizado los coches bomba como principal método para perpetrar sus atentados después de romper la tregua, en diciembre de 1999. ETA cometió dos robos de envergadura para hacerse con explosivos: en el primero, cometido en Plévin (Bretaña) el 28 de septiembre de 1999, la banda se hizo con 7.725 kilos de Titadyne. En el segundo, el 7 de marzo de 2001, en Grenoble, se adueñó de 1.600 kilos. En total, 9.325 kilos. De ellos, la policía francesa ha recuperado 4.545 kilos. La mayor cantidad de dinamita decomisada en una operación antiterrorista fue hallada por la policía francesa el 30 de septiembre de 1999, en plena tregua, en una casa en Idron, cerca de Pau: 2.525 kilos dinamita procedente del robo de Plévin. Otros 2.025 kilos del explosivo robado en Plévin fueron incautados días después en Pontivy (Bretaña). Hay que remontarse a 1985 para dar con una operación policial de semejante envergadura. El 16 de abril de ese año la policía encontró en una habitación subterránea en la vivienda del ingeniero Michel Lafitte, en San Juan de Luz, 2.070 kilos de goma-2, 66 granadas anticarro, 190.000 balas... En diciembre de 1987, la Gendarmería capturó en el sur francés un vehículo con 1.300 kilos de amonal. Durante la tregua de ETA, se produjeron también varios decomisos. El 4 de abril de 1999 se encontraron en un garaje en Bayona 950 kilos de clorato sódico y 150 de amonal, y el 31 de diciembre de ese año se halló otra tonelada de dinamita en un garaje de Pau.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2002

Más información