La abogada de El Chacal denuncia una conspiración contra Chávez

Coutant-Peyre apunta a los servicios secretos de EE UU y Francia

Isabelle Coutant-Peyre, abogada y novia del terrorista Ilich Ramírez Sánchez, más conocido como Carlos el Chacal, sugiere que algunos servicios secretos 'han inspirado o están detrás' de la denuncia judicial por secuestro y amenazas de muerte que un ex cónsul venezolano en París ha presentado contra El Chacal y contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. La letrada apunta a los servicios secretos de EE UU y de Francia.

Más información

Frente a los abundantes detalles facilitados por el denunciante, que le llevan a pedir la protección de Francia porque teme por su vida, la abogada de Carlos el Chacal prefiere la tesis de una conspiración contra Chávez, auspiciada por los servicios de seguridad de Estados Unidos e incluso de Francia.

Nelson Castellano, nombrado ministro consejero y cónsul de Venezuela en París por el Gobierno de Rafael Caldera, en 1995, y destituido en 1999 por el Ejecutivo de Hugo Chávez, explicó a EL PAÍS que teme por su vida porque Carlos ya le secuestró en Líbano en 1991, llevándole a la fuerza a Siria, y porque en 1999 fue destituido por el Gobierno de Chávez después de las amenazas recibidas de El Chacal y de su abogada. Isabelle Coutant- Peyre va a replicar con una demanda por 'denuncia calumniosa', que extiende a Serge Lewisch, letrado del ex cónsul, 'por hacerse cómplice de una denuncia calumniosa y además por haber comunicado el texto a la prensa'.

'Le diré que este letrado es el mismo que el de Irina de la Guardia', indica la novia de El Chacal, en referencia a la hija de un militar cubano ejecutado por el régimen de Fidel Castro. 'Ese abogado ya intentó en 1999 una campaña contra Fidel Castro', agrega.

'Toda esa campaña está alimentada por personas que se encuentran bajo la protección del FBI. Tengo la impresión de que también hay una operación de los servicios secretos franceses, que han conseguido para el señor Castellano un estatuto de residencia privilegiada en Francia'.

Investigar en Siria

En su denuncia, Nelson Castellano, que también ha demandado a Chávez por complicidad, atribuye a Isabelle Coutant-Peyre haber dado instrucciones a Carlos de poner al cónsul 'en la lista', se supone que de personas a ejecutar. La abogada considera 'extravagante' esa imputación: 'Este señor afirma que yo le he amenazado porque le dije a Carlos en la cárcel: 'No le escuches más, ponle en la lista'. Pues bien, yo no tuteo a nadie en mis relaciones profesionales', asevera la letrada, que anunció en diciembre pasado un proyecto de boda con Carlos. '¿Y qué más dice el señor Castellano: que le llevaron secuestrado a Siria? ¡Pues que investiguen en Siria!'.

La abogada cree ver en la denuncia del ex cónsul una operación de más largo alcance: 'Esto es una maniobra política contra Venezuela y el presidente Chávez. Y me pregunto si hay igualmente intereses económicos norteamericanos que desean torpedear las relaciones de Venezuela con Francia'.

Ilich Ramírez Sánchez, el hombre más buscado del mundo en los años setenta y ochenta, fue detenido finalmente en Sudán en 1994 y trasladado a París, donde resultó condenado en 1997 a cadena perpetua por el asesinato de dos agentes franceses de seguridad y de su informador libanés.

En ese tiempo han fracasado los intentos de extraditarlo a Viena, donde llevó a cabo en 1975 el secuestro de 70 personas en la sede de la OPEP, a los que dejó finalmente en libertad en Argelia tras el cobro de un fuerte rescate, después de un asalto en el que murieron tres agentes de seguridad.

La abogada ha sostenido siempre que Carlos el Chacal fue secuestrado ilegalmente por Francia en Sudán y trasladado a la fuerza a París. En esto precisamente se basa su intento de que la justicia francesa declare la nulidad de lo actuado y su defendido recobre la libertad. Sin embargo, el juez antiterrorista Jean-Louis Brugière prosigue la instrucción de diferentes sumarios que afectan a Ilich Ramírez Sánchez por atentados supuestamente cometidos en Francia en las décadas setenta y ochenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de enero de 2002.

Lo más visto en...

Top 50