Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
THE NEW YORK TIMES | REVISTA DE PRENSA

Investigación sobre Enron

De repente, Washington está inundado por las investigaciones sobre la defunción de Enron (...). El fracaso de una compañía del sector energético políticamente tan poderosa es la mayor quiebra empresarial de la historia del país. Dadas las íntimas relaciones de la empresa con la Administración de Bush y las generosas donaciones efectuadas a las campañas de varios miembros del Congreso, sólo una exacta y valiente investigación puede asegurar al país que los ejecutivos de Enron no están recibiendo un trato de favor desde el Gobierno. Hasta el momento, la Casa Blanca está dando los pasos adecuados. (...) La decisión del Departamento de Justicia de crear una división especial que determine si se imputa a Enron o a sus ejecutivos parece el reconocimiento tanto de la importancia como de la complejidad del caso, (...) pero también podría invitar a la interferencia política de altos representantes de la Administración. El presidente Bush debe asegurar que tal cosa no ocurra. (...) Enron ha sido la empresa benefactora de George Bush más generosa con él a lo largo de su carrera. (...) Él debe hacer más para demostrar que entiende plenamente la importancia del derrumbe de Enron. (...) Éste es el último y más espectacular caso de volatilización financiera con irregularidades contables incluidas. (...) El supuesto auditor independiente de la empresa, Arthur Andersen, falló al no cuestionar si eran apropiados determinados acuerdos de Enron (...) hechos por sus propios ejecutivos, y tal fallo debe tener lugar destacado en las investigaciones del Departamento de Justicia.

Nueva York, 11 de enero

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2002