Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento alemán aprueba el envío de 1.200 soldados

La Cámara baja del Parlamento alemán, el Bundestag, aprobó ayer en sesión extraordinaria, con 538 votos a favor, 35 en contra y 8 abstenciones, que Alemania participe con un máximo de 1.200 soldados en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) que bajo mando británico ha comenzado a desplegarse en Afganistán. A diferencia de la decisión sobre la participación de 3.900 soldados en la Operación Libertad Duradera, que el pasado 16 de noviembre casi precipitó la caída del Gobierno rojiverde, en esta ocasión hubo muy poca polémica. Tan sólo el ex comunista Partido del Socialismo Democrático (PDS) rechazó en bloque el envío de tropas.

En sendos discursos, tanto el canciller, Gerhard Schröder, como su ministro de Exteriores, Joschka Fischer, resaltaron la necesidad de consolidar una paz duradera en Afganistán. Aún no está claro cuántos soldados alemanes participarán exactamente, pero Schröder destacó ayer que probablemente no se alcanzará el tope máximo de 1.200. En la resolución gubernamental, adoptada el viernes, se hace referencia a 'fuerzas de infantería, helicópteros, apoyo, transporte aéreo, así como fuerzas para participar en los cuarteles internacionales'.

Pulso con Londres

En la antesala de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la formación de la ISAF, Alemania había mantenido un fuerte pulso con el Reino Unido sobre las características, duración y liderazgo de esta operación. Schröder subrayó ayer que con la resolución 1.386 se ha optado por un 'mandato robusto' que permite 'medidas de fuerza' por parte de los integrantes de la ISAF, en concordancia con el artículo 7 de la carta de la ONU.

Pese a ser considerado tanto por EE UU como por varias facciones afganas como un candidato obvio para sustituir a los británicos cuando éstos, a más tardar el 30 de abril, dejen el mando de las fuerzas de paz, Berlín reiteró ayer que no puede cargar con esta responsabilidad. Como sucede también con otras fuerzas militares europeas, el Ejército alemán se encuentra al límite de sus posibilidades. Alemania tiene desplegados 7.700 soldados en la región de los Balcanes para dirigir la Operación Amber Fox en Macedonia. Más de 60.000 soldados alemanes, casi un tercio de los 200.000 disponibles, están involucrados en operaciones internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001