Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ABDERRAMÁN YUSSUFI | Primer ministro de Marruecos

'Con buena voluntad por ambas partes, la crisis se solucionará pronto'

El primer ministro de Marruecos, Abderramán Yussufi, evaluó ayer en una entrevista con el periodista Iñaki Gabilondo en el programa Hoy por hoy, de la Cadena SER, la visita del socialista José Luis Rodríguez Zapatero a Rabat.

Pregunta. ¿Qué significado le han otorgado ustedes a la visita de José Luis Rodríguez Zapatero a Marruecos?

Respuesta. Estamos muy felices y contentos de recibirle, porque no sólo era una oportunidad de profundizar en la cooperación entre nuestros dos partidos, sino también una oportunidad para discutir las causas de la crisis actual y de trabajar en el sentido de que habrá una solución.

P. Tras la visita del señor Rodríguez Zapatero, ¿podemos considerar que esa crisis en cierto sentido se puede atenuar o reconducir?

R. Seguramente que este viaje va a tener una cierta influencia sobre los acontecimientos y claro que ésta es una oportunidad para discutir de las causas, de los expedientes marroquíes y españoles que van a tener una influencia positiva sobre la crisis.

P. En algunos medios españoles se ha interpretado que la gran atención con la que ustedes han tratado y han recibido al señor Rodríguez Zapatero era una manera de mortificar un poco al Gobierno de Aznar.

R. En ningún modo. Lamentamos que hubiera aquella acumulación de incidentes que ha provocado la crisis, pero lo que buscamos es una solución para los problemas que existen entre Marruecos y España, y estamos convencidos de que la mejor manera es el diálogo. El PSOE es un partido amigo de la Unión Socialista, tenemos una tradición amistosa y creemos que estos dos partidos son los más indicados para trabajar juntos, para mejorar el entendimiento entre las dos opiniones públicas. Y creo que la cooperación entre estos dos partidos es positiva para el acercamiento de los dos países.

P. ¿Qué debería ocurrir en este momento para que pudieran normalizarse las relaciones?

R. Yo creo que debemos poner un punto final a las relaciones un poco ambiguas que hemos tenido hasta ahora. Es mejor que planteemos los expedientes de una manera clara y que hagamos un catálogo de los problemas que existen entre España y Marruecos. Y creo que eso va a ayudar a España y a Marruecos a hacer un eje importante en este espacio euromediterráneo. Los intereses de España con Marruecos son muy grandes, los intereses de Marruecos con España son también muy grandes, y los dos países tienen interés en desarrollar una cooperación profunda y clara y eso no es posible si no estudiamos los diferentes expedientes de una manera sensata franca, amistosa.

P. Para que puedan quedar abiertos todos los circuitos del diálogo necesario, ¿están considerando ustedes el regreso en breve del embajador marroquí a España?

R. Yo creo que este problema se está estudiando ahora por las dos partes, y ninguno de los dos tiene interés en que esta crisis permanezca mucho tiempo.

P. Debo entender entonces que podría producirse sin tardar mucho esa normalización de la relación diplomática.

R. Yo creo que con la buena voluntad de las dos partes, con las iniciativas que cada parte... si las dos partes toman las iniciativas necesarias, entonces, la resolución de la crisis será para pronto.

P. ¿Qué impresión le ha producido el señor Rodríguez Zapatero?

R. Cuando uno tiene un primer contacto con él se nota que es un hombre de buena fe, de buena voluntad, sincero, y que quiere realmente participar en la resolución de los problemas entre España y Marruecos. Yo he saludado su gesto valiente y responsable cuando ha decidido venir a Marruecos, a pesar de la tormenta que había en la prensa, en los medios de información sobre este viaje. Yo no quiero incidir en la política interior española, pero debo reconocer que este viaje ha sido bienvenido, porque sirve para la cooperación entre nuestros dos partidos, pero también va a contribuir a mejorar las relaciones entre España y Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 2001