Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes de Kunduz anuncian su rendición a la Alianza del Norte

Mazar-i-Sharif

Todas las fuerzas talibanes en la ciudad norteña de Kunduz, sitiada por tropas de la Alianza del Norte, anunciaron anoche la decisión de rendirse, según aseguró el comandante talibán mulá Faisal.

Faizal comunicó la noticia a reporteros internacionales en la ciudad vecina de Mazar-i-Sharif, que está bajo control de la Alianza, donde los mandos talibanes negociaron el acuerdo de rendición con sus cercadores. Según Faisal, el resto de los jefes militares talibanes aceptaron el acuerdo de capitulación, que alcanza también a las tropas extranjeras que luchan al lado de los talibanes afganos.

"Habrá paz", dijo el mulá Faisal a los reporteros en una improvisada rueda de prensa. "No ha ocurrido nada [violento] en Kunduz", añadió el dirigente talibán, en referencia a las amenazas vertidas durante todo el día por parte de la Alianza sobre una toma a sangre y fuego en caso de que las tropas talibanes no aceptaran rendirse. Faisal aseguró que las condiciones de la capitulación siguen en negociación entre ambos bandos.

El acuerdo fue confirmado ante los periodistas internacionales por el comandante de la Alianza Abdul Rashid Dostum, quien aseguró que la contienda fue resuelta "sin lucha" y que la batalla por el control de la ciudad había terminado. Dostum aseguró que los contactos con los jefes talibanes continúan en "otros lugares" de Afganistán, incluida la ciudad de Kandahar, que es ahora el último reducto de las tropas talibanes y que, según sugirió el comandante de la Alianza, podría correr la misma suerte que Kunduz.

Horas antes, y mientras los bombardeos estadounidenses seguían castigando sin misericordia las posiciones talibanes en torno a Kunduz, miles de guerrilleros de la Alianza del Norte reforzaron el cerco a la ciudad para asegurarse de que "no saldría vivo" ni uno de los muyahidin que la defendían. La Alianza anunció que no habría más ultimatos y aseguró que si a medianoche (20.00 en la España peninsular) no se rendían, entrarían para acabar "en un día" con esta bolsa de resistencia talibán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 2001