Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar dice que España ya colabora en el seno de la OTAN y está dispuesta a aportar tropas

El vicepresidente Cheney avisó al Gobierno español del ataque con media hora de antelación

El presidente José María Aznar aseguró ayer que "unidades españolas se encuentran ya cumpliendo en el marco de la Alianza Atlántica las misiones que les han sido encomendadas" y que "España está dispuesta a seguir aportando su esfuerzo, tanto con medios materiales como personales". Según fuentes de Defensa, la alusión de Aznar se refería a la fragata Santa María, que, con 200 tripulantes, zarpará de inmediato hacia el Mediterráneo Oriental con otros ocho buques de la OTAN. El vicepresidente Dick Cheney llamó a Aznar para anunciarle el ataque una media hora antes de su inicio.

Poco antes de las 10 de la noche, el presidente del Gobierno se dirigió a la opinión pública a través de una breve declaración radiotelevisada. Aznar reiteró su plena solidaridad y apoyo a EE UU, afirmando que el bombardeo de Afganistán es "una respuesta al ataque terrorista, un ejercicio de legítima defensa que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional y de sus insistituciones".

"No es hora de vacilaciones, es hora de actuar con decisión, con coraje y con determinación para enfrentarnos con los terroristas y derrotarles. Ningún ataque terrorista puede quedar sin respuesta, siempre que no queramos arriegarnos a tener que padecer más graves riesgos y daños en el futuro", subrayó.

Aunque España no participó en la operación, Aznar quiso destacar el apoyo logístico dado a EE UU, así como el hecho de que "unidades españolas se encuentran ya cumpliendo, en el ámbito de la Alianza Atlántica, las misiones que le han sido encomendadas". Además, agregó, España "está dispuesta a seguir aportando su esfuerzo a la coalición internacional en el desarrollo de las operaciones, tanto con medios materiales como personales".

Fragata 'Santa María'

La alusión de Aznar a las unidades españolas en la OTAN se concreta en la participación de la fragata Santa María en la vigilancia del Mediterráneo Oriental. Esta fragata, como los otros ocho buques integrados en la Flota de la OTAN para el Mediterráneo (Stanavformed), ha recibido ya la orden de abandonar las maniobras en las que estaba participando, precisamente en aguas españolas, y dirigirse hacia oriente.

Además, los 40 miembros del Ejército del Aire integrados en la Fuerza de Alerta Temprana (NAEWF), con base en Alemania, están a la espera de que se les asigne una misión después de que la OTAN haya ofrecido sus aviones AWACS a EE UU.

El presidente insistió en que "no se trata en absoluto de un ataque contra el pueblo de Afganistán. Se trata de acabar con las bases terroristas, con el apoyo que los terroristas reciben".

Aznar dedicó la última parte de su intervención a transmitir "un mensaje de tranquilidad y confianza" a la opinión pública, asegurando que "el Gobierno ha adoptado todas las medidas de prevención necesarias". Igualmente aseguró que "el Gobierno seguirá informando plenamente a la opinión pública, al Parlamento y a las fuerzas políticas".

Aunque el mensaje de Aznar fue grabado por TVE en La Moncloa, la cadena pública lo difundió después de que lo hubieran hecho la mayoría de las privadas.

Aznar se puso en contacto con el Rey inmediatamente después de que, hacia las seis de la tarde, el vicepresidente Dick Cheney avisara al Gobierno español de la inminencia del ataque.

La Administración estadounidense dio a España el mismo tratamiento que a Turquia y Grecia, cuyos presidente y primer ministro, Ahmet Necdet Sezer y Costas Simitis, también recibieron el aviso de boca de Cheney, mientras que Bush llamó personalmente a los presidentes de Rusia y Francia, Vladímir Putin y Jacques Chirac, entre otros.Y con mayor antelación.

Por su parte, el secretario de Estado, Colin Powell, fue el encargado de contactar con las autoridades de países considerados de tercer nivel en esta crisis, como Japón, México, Omán o Ucrania.

El inicio de los bombardeos pareció pillar desprevenido al Gobierno español, pese a los insistentes rumores. Trillo-Figueroa acudió a su despacho a las 18.45 y se reunió con sus más directos colaboradores. Piqué se encontraba en Barcelona, por lo que tuvo que incorporarse directamente a la reunión del Gabinete de Crisis, a las ocho de la tarde.

A La Moncloa acudieron también el vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy, y el vicepresidente segundo y responsable de Economía, Rodrigo Rato, que no había participado en el Gabinete de Crisis hasta el pasado viernes, y el ministro portavoz, Pío Cabanillas.

Aznar mantuvo anoche una larga conversación telefónica con el primer ministro británico, Tony Blair, según fuentes oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de octubre de 2001