Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar reúne a la cúpula militar para ultimar la oferta de tropas que presentará a EE UU

Piqué dice que España es uno de los países más decididos a participar en la operación

España está dispuesta a participar con tropas en la operación contra Osama Bin Laden y el régimen talibán, a pesar de que EE UU no se lo ha pedido. El presidente del Gobierno, José María Aznar, se reunirá hoy en La Moncloa con el ministro de Defensa, Federico Trillo, y con los miembros de la cúpula militar para ultimar el listado de "capacidades militares" que España ofrecerá a Estados Unidos para contribuir a la operación. El objetivo es que Washington pueda elegir de ese menú los elementos que prefiera en función de sus necesidades.

Entre las capacidades que puede aportar España figuran fragatas y buques de apoyo, aviones de reabastecimiento en vuelo y unidades de operaciones especiales, ingenieros, transmisiones o el escalón médico avanzado. La contribución española al despliegue estadounidense se ha limitado hasta ahora al apoyo logístico, con la cesión de las bases de Rota y Morón, el espacio aéreo y mar territorial. El alcalde de Rota, Domingo Sánchez, confirmó ayer que EE UU instalará un hospital de campaña con 300 camas en la base, aunque dijo que se trata de un "ejercicio práctico".

España contribuye también a través de su presencia en las unidades permanentes de la OTAN. La fragata Santa María patrulla ya en aguas del Mediterráneo oriental junto a otros ocho buques aliados. Un total de 34 españoles están destinados en la Fuerza de Alerta Temprana de la OTAN, cinco de cuyos aviones AWACS se desplazarán a EE UU.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, reconoció anoche, tras la segunda oleada de ataques sobre Afganistán, que la respuesta militar a los atentados del 11 de septiembre implica riesgos para la seguridad internacional y de los países afectados, pero añadió que más peligroso sería que los crímenes terroristas quedasen impunes. "El mayor riesgo", afirmó, "es que alguien piense que el terrorismo es gratis".

"Yo sé que hay gente que puede pensar si los riesgos merecen la pena", dijo Aznar, tras proclamar que con el terrorismo "no hay posibilidades intermedias, tiene que ser erradicado", y constatar que la propia lucha antiterrorista lleva a situaciones "que pueden generar incertidumbre". "Pero insisto en que el mayor riesgo es que el terrorista piense que sus actos no van a ser castigados, que tiene el campo libre para actuar", afirmó Aznar en una rueda de prensa junto al primer ministro de Vietnam, Phan Van Khai.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, declaró ayer que Francia, Alemania, Italia y España son los cuatro países que han mostrado más voluntad para participar con sus capacidades militares en la operación de EE UU, informa Bosco Esteruelas. "No se entendería que España tuviera otra actitud, porque lleva años pidiendo la solidaridad internacional y la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo", dijo Piqué en una rueda de prensa ofrecida en Luxemburgo, durante un intervalo del Consejo de Asuntos Generales de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de octubre de 2001