Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo Mediterráneo nace en Madrid para pedir libertad, justicia y democracia

Intelectuales de las dos orillas acuerdan reunirse una vez al año al menos hasta 2006

Más diálogo entre culturas, más respeto a los derechos humanos, más inversiones del Norte en el Sur, una educación integradora, más autocrítica y un nuevo clima que supere los malentendidos heredados. Éstas son algunas de las propuestas que se han oído estos dos días en el I Encuentro Euro-Magrebí, que se ha celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Nace así el Círculo Mediterráneo, que acordó ayer reunirse anualmente al menos hasta 2006.

La única consigna era empezar a hablar, salir de la desconfianza mutua. Y eso es lo que han hecho una veintena de intelectuales, juristas, políticos y artistas de las dos orillas del Mediterráneo estos días: sentar las bases para que ese diálogo sea fluido, ponerse de acuerdo en los objetivos comunes y crear un foro de debate que vaya cogiendo fuerza y sumando gente para implicar a la sociedad, los políticos y las empresas y generar una nueva corriente de respeto y amistad.

'Nuestra esperanza es contribuir a la emergencia de un nuevo espíritu mediterráneo, alimentado por los valores que compartimos: la defensa de los derechos humanos, la libertad de pensamiento, la justicia y la democracia', dice la nota hecha pública ayer por los participantes.

Consciente de la modestia de su voz, pero también de la necesidad de alzarla, el Círculo Mediterráneo se constituye como un grupo permanente arropado por una expectación ciudadana que ha desbordado a los organizadores: la sala Juan Ramón Jiménez del Círculo de Bellas Artes ha acogido a más de 300 personas cada día.

Expulsar los fantasmas

El acuerdo alcanzado establece que las reuniones del Círculo serán anuales, y que se celebrarán en Madrid y en otras ciudades hasta 2006, el año del centenario de la Conferencia de Algeciras (1906), que ratificó el reparto de África entre las potencias de la época. Las reuniones tendrán 'el desafío de sustituir el reparto de los territorios por un diálogo de culturas y expulsar los fantasmas de la historia y los fanatismos del presente'.El escrito del grupo, que ha dirigido Carmen Romero, empieza diciendo: 'Más que nunca, las mujeres y hombres del Mediterráneo occidental deben encontrarse, dialogar y comprenderse para responder a los acontecimientos y a veces a las crisis que atraviesan su espacio, pero también para construir a largo plazo intercambios de confianza y de amistad, libres de desconfianzas y resentimientos heredados'.

La nota define también los próximos temas de estos encuentros: Política y religión. La historia y sus interpretaciones. Fronteras, exilios y migración. ¿Hacia un nuevo espacio económico? y La circulación de las ideas y el compartir los conocimientos.

Los participantes en el primer Encuentro Euro-Magrebí del Círculo Mediterráneo han sido Miguel Ángel Aguilar, José María Ridao, Carmen Alborch, Carmen Romero, Farida Benlyazid, Jorge Semprún, Tahar Ben Jelloun, Wassyla Tamzali, Malika Embarek, Javier Tusell, Mohamed Charfi, Manuel Vázquez Montalbán, Mohamed Kacimi, Luis Antonio de Villena, Abdelatif Laâbi y Carlos Westendorp.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001