Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los refugiados del 'Tampa' parten hacia Papúa tras 8 días de espera

Un barco australiano los lleva a Nueva Zelanda y a la isla de Nauru

La larga espera de los 438 inmigrantes del Tampa llegó ayer a su fin tras ocho días en la cubierta del buque noruego. Tras negarles Australia el asilo político, el barco Manoora, de la Marina de ese país, iniciaba ayer viaje a Papúa-Nueva Guinea, primera escala de estos inmigrantes antes de que sean acogidos en Nueva Zelanda y en la isla de Nauru. Para la tripulación del Tampa también terminó la espera, dado que podrá proseguir su viaje a Singapur, adonde se dirigía cuando rescató del mar a los inmigrantes.

La partida de los inmigrantes fue posible gracias al acuerdo alcanzado ayer en un juicio en Australia interpuesto por una ONG de abogados y cuyo objetivo es que se reconozca el derecho de los afganos a pedir asilo en ese país. El acuerdo permitió al Gobierno autorizar el traslado de los inmigrantes fuera de aguas territoriales australianas, aunque el juicio seguirá bajo la hipótesis de que los refugiados siguen en Australia.

Cuando el Manoora arribe a Papúa-Nueva Guinea, dentro de seis a diez días (dependerá del estado de la mar y del tiempo), de los 438 inmigrantes que han compartido durante una semana el sufrimiento a bordo del Tampa 150 continuarán su viaje en avión con destino a Nueva Zelanda y el resto lo hará a Nauru. Por el momento se dispone de poca información de cuál será el futuro de los inmigrantes en Nauru y se teme que el procesamiento de sus peticiones de asilo se extienda durante tres meses. Los 150 inmigrantes que se dirijan a Nueva Zelanda, en su mayoría niños, mujeres y familias, correrán posiblemente mejor suerte, ya que habitarán en el centro de Mangere, cerca del aeropuerto de Auckland. Este centro de acogida es utilizado por los inmigrantes que llegan al país con la intención de pedir asilo. Una vez que se haya determinado su derecho a recibir el estatuto de refugiados, los inmigrantes podrán incorporarse a la sociedad y trabajar.

El acuerdo alcanzado en el tribunal federal permitió la marcha de los inmigrantes, pero también prevé que si llegan a Port Moresby, la capital papuana, antes de que el juicio haya terminado, los que quieran proseguirán su viaje y los que no podrán esperar a bordo del Manoora para conocer la decisión. Una vez se dicte sentencia, si ésta es favorable al derecho de los inmigrantes a pedir asilo en Australia, podrán volver y tramitar su petición de asilo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2001