La presión policial obliga a desplazarse de nuevo a los africanos de Barcelona

Rechazada otra oferta de alojamiento

Las perspectivas de que cese el continuo itinerar de estos inmigrantes por la ciudad parecen lejanas. Tras el rechazo unánime de los inmigrantes al alojamiento ofrecido el viernes por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat en Tiana (a unos 15 kilómetros de Barcelona), la Cruz Roja propuso ayer a las administraciones un nuevo cobijo para el colectivo, al que podrían acceder sin que sus identidades fueran reveladas a la policía.

La treintena de africanos que aceptaron inicialmente esta nueva oferta se echaron atrás a media tarde, pese a que un representante del ayuntamiento les esperaba en un autocar para acompañarles hasta el centro, cuya ubicación se ha mantenido en secreto. Los inmigrantes aseguran que rechazaron finalmente la oferta porque desde el municipio no se les garantizó por escrito la confidencialidad de sus identidades. El ayuntamiento, sin embargo, considera que los 30 subsaharianos actuaron 'presionados' por la Confederación General del Trabajo (CGT), que les 'amenaza con represalias si optan por soluciones individuales' al conflicto.

Más información

De esta forma, los subsaharianos y el centenar de magrebíes que en los últimos días se han sumado al grupo pasaron ayer una nueva noche al raso, en la plaza de André Malraux, entre la estación de autobuses del Nord y el Arc de Triomf, adonde acampan desde el desalojo de la madrugada de ayer. Es el tercer espacio de la ciudad en el que estos inmigrantes acampan desde que fueron expulsados de la plaza de Cataluña.

El lugar que habían ocupado los últimos cuatro días, la plaza de Berenguer el Gran, lo abandonaron ayer de madrugada, cuando agentes de la Guardia Urbana se disponían a desalojar la zona. No fue necesario que los agentes municipales actuaran, ya que los inmigrantes huyeron y se dispersaron en varios grupos al advertir que en aquel momento se acercaban al lugar furgones de la Policía Nacional con el objetivo de exigirles la documentación. Al final, la policía no obligó a identificar a nadie y los inmigrantes se dispersaron en varios grupos para más tarde reagruparse en la plaza André Malraux, entre la estación de autobuses del Nord y el Arc de Triomf, informa Gisela Busaniche. Anoche, los inmigrantes continuaban acampados en esta plaza sin saber cuánto tiempo les dejarán estar allí. Miembros de la plataforma de apoyo a los inmigrantes se entrevistaron por la mañana con representantes municipales y les solicitaron que no desalojen a los inmigrantes de la plaza André Malraux. 'Les hemos pedido que por lo menos los dejen dormir tranquilos', afirmó el miembro de la CGT Enrique Mosquera.

Mientras tanto, organizaciones cívicas y ciudadanos a nivel particular continuaron llevando provisiones a los inmigrantes. El Colegio de Abogados de Barcelona también se ofreció para levantar gratuitamente acta notarial de la situación documental de los inmigrantes.

Los inmigrantes confían que hoy el ayuntamiento y la Cruz Roja les ofrecerán un albergue sin necesidad de identificarse.

Los inmigrantes deambulaban ayer por la ciudad con sus pertrechos a cuestas.
Los inmigrantes deambulaban ayer por la ciudad con sus pertrechos a cuestas.JORDI ROVIRALTA

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de agosto de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50