Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy avisa a Ibarretxe de que si convoca una consulta popular el Gobierno 'tomará medidas'

El vicepresidente primero subraya que la prioridad en Euskadi es defender el derecho a la vida

Veinticuatro horas antes de que el lehendakari acuda hoy a La Zarzuela para ser recibido por el Rey, el ministro del Interior le advertía de que 'sería un desastre' que Ibarretxe planteara un referéndum en el País Vasco sobre el derecho de autodeterminación, ya que en Euskadi 'la prioridad es acabar con ETA'. Una tesis idéntica a la defendida por el presidente del Gobierno central, José María Aznar, en las intervenciones en que se ha referido en los últimos días a la situación del País Vasco.

En una conferencia de prensa en Altea (Alicante), donde participó en un curso universitario de verano, Rajoy explicó: 'Es mejor' que el lehendakari 'no continúe adelante con esa iniciativa y que, por tanto, no tengamos [en alusión al Gobierno de la nación] que adoptar ninguna medida'. El vicepresidente primero matizó que Ibarretxe no le ha dicho que vaya a plantearle hoy al Rey, o el próximo lunes al presidente del Gobierno, la pretensión de convocar un referéndum. 'Pero lo que sí quiero decir', agregó, 'es que los políticos y los gobernantes deben fijarse prioridades, y ahora ésas deben ser el derecho a la vida y la garantía de los derechos y libertades'.

Rajoy señaló que ETA 'quiere la autodeterminación': 'Algo que no existe en el mundo en el que vivimos', sino algo propio 'de la herencia colonial'. Y agregó que plantear la autodeterminación para el País Vasco no sólo sería 'muy negativo', sino que además 'generaría más tensión' de la que ya hay. El secretario general del PP, Javier Arenas, dio un paso más y, en una conferencia de prensa en Madrid, afirmó que proponer un referéndum sobre autodeterminación en el País Vasco 'no tendría cobertura constitucional ni estatutaria', por lo que supondría 'la superación unilateral del marco de convivencia'. [La Constitución atribuye, en su artículo 149, como competencia exclusiva del Estado la 'autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum'.] Arenas explicó que, una vez que se haya derrotado a ETA, el PNV 'puede plantear lo que quiera en el marco de la Constitución y del Estatuto, pero nunca rebasarlos unilateralmente', y subrayó que 'sería muy importante que Ibarretxe fuera antes demócrata que nacionalista'. En su opinión, en Euskadi hay un 'debate central' que es si toda la sociedad vasca puede 'vivir tranquila y opinar tranquila', mientras los nacionalistas alimentan un debate sobre la autodeterminación que tiene 'fines coincidentes con ETA'.

El ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada, indicó en Santander que el Ejecutivo central, 'en todo caso' discutirá la renovación del Concierto económico vasco con el Gobierno de Ibarretxe porque de ese modo estará dando cumplimiento a la Constitución, de la que 'es fruto'.

Por su parte, el presidente del PP en Euskadi, Carlos Iturgaiz, condicionó el desarrollo del Estatuto a que el Ejecutivo vasco demuestre lealtad al marco jurídico vigente. 'Jamás apoyaremos modificar nuestra Constitución para dar cabida a los objetivos políticos de ETA', dijo, y acusó al PNV de aprovechar la existencia de ETA para 'objetivos independentistas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2001