Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Precisiones sobre la fachada de Ibaeta

En relación al escrito firmado por Pedro Ugarte, responsable de prensa de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), sobre la sustitución de la fachada de la Escuela de Empresariales del campus de Guipúzcoa, debo precisar: el derrumbamiento de 45 metros cuadrados de fachada (de un total de 5.572 metros cuadrados) se produce por un problema de fabricación del ladrillo utilizado, 'dilatación potencial', problema nuevo en el momento de la construcción y no recogido por la normativa oficial que recoje el control de calidad de los materiales a utilizar en la construcción. Esta versión está comprobada por varios informes de expertos algunos de ellos solicitados por la propia UPV.

Tras el derrumbamiento, el resto de la fachada era recuperable, como se recogía en el primer informe técnico redactado por el arquitecto forense J. M. Ibargoyen, que incluso llegó a precisar el procedimiento de recuperación y su alcance económico.

Desde el derrumbamiento del paño de fachada hasta la sustitución de su totalidad transcurrieron tres años, que es el tiempo que la UPV necesitó para cerrar el expediente administrativo.

En los tres años que la UPV mantuvo el expediente administrativo abierto para resolver el problema, el estado de la fachada fue empeorando hasta llegar a la situación de ruina que obligó a su sustitución. En esta situación, ante la posibilidad de derrumbamiento generalizado, el uso que se estaba dando al edificio y la ubicación urbana del mismo, y ante la pasividad de la UPV, me vi en la necesidad de denunciar la situación ante la máxima autoridad en la seguridad de la ciudad.

En el proceso de sustitución, mi opinión acerca de la conservación de la homogeneidad de la plaza de Oñate, tanto con la instalación de un ladrillo similar al original como otras alternativas, no fueron tomadas en consideración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001