Sanidad rechaza convertir los hospitales militares en públicos porque 'Madrid tiene camas suficientes'

Los cuatro hospitales militares que el Ministerio de Defensa ha puesto a la venta en Madrid, tres de los cuales (la policlínica Naval, el hospital Generalísimo y el sanatorio de Los Molinos) se liquidarán este mismo año, no serán hospitales generales públicos porque 'Madrid tiene suficientes camas hospitalarias', según dijo ayer el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz.

'El 20% de las camas madrileñas están ocupadas por pacientes de otras comunidades. La gestión racional de los recursos sanitarios aconseja no invertir en unos hospitales que, en el futuro, sobredimensionarían la capacidad de la región', explicó Echániz, cuyo departamento asumirá las competencias sanitarias el próximo año. 'Si las negociaciones en marcha permiten que la sanidad pública asuma los hospitales militares, los convertiríamos en centros sociosanitarios para enfermos crónicos o terminales', añadió.

Más información

El Gobierno regional no va a atender las demandas de los partidos de la oposición, los sindicatos y los vecinos, que insisten en la escasez de camas y recursos médicos en la región. Éstos firmaron el pasado jueves un acuerdo para exigir que el hospital Gómez Ulla, el cuarto centro sanitario que venderá Defensa, se incorpore a la red pública. Los vecinos exigen que los distritos de Latina y Carabanchel dispongan con él de hospital propio, ya que los más de 400.000 habitantes de ambos barrios deben repartirse entre el Clínico y al Doce de Octubre, centros que están 'saturados y colapsados desde hace tiempo', según el secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas. Protestas similares se llevan a cabo en los demás centros puestos a la venta. Los sindicatos afirman que en ellos trabajan unos 3.500 empleados cuyos puestos de trabajo peligrarían.

Defensa asegura que la sanidad pública tendrá preferencia en las negociaciones para la venta de los hospitales y que, sólo si éstas fracasan, los centros serían vendidos al sector privado. En este caso, según fuentes militares, los trabajadores civiles serían transferidos a las empresas compradoras.

El Ministerio de Defensa anunció a principios de año que concentrará todos sus recursos en el hospital del Aire, situado en la calle de Arturo Soria (Ciudad Lineal). Este centro será cerrado para acometer profundas reformas. Mientras, los equipos médicos y el personal se trasladarán al hospital Gómez Ulla, situado en Carabanchel, que luego será vendido.

Sobre la firma

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción