Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impone la urgencia en el Senado para aprobar el Plan Hidrológico antes del verano

El PSOE presenta veto al proyecto de ley para forzar un debate en el pleno de la Cámara alta

Ese mecanismo, equivalente a la enmienda a la totalidad de un proyecto de ley que ingresa en el Congreso, permite a la oposición fijar sus posiciones sobre la filosofía del Plan Hidrológico Nacional (PHN), muy alejada de los planteamientos del Gobierno. Los socialistas amenazaron con utilizar ese instrumento con la Ley de Extranjería. No lo llegó a hacer con miras a propiciar un acuerdo. Hubo diálogo y negociaciones pero, finalmente, el PP no aceptó ninguna enmienda socialista en la Cámara alta. Así, el proyecto de ley se aprobó sin modificación alguna en el Senado el 14 de diciembre de 2000 y no tuvo que volver al Congreso.

Ahora el PSOE, junto al resto de la oposición, sí ha presentado enmienda de veto al Plan Hidrológico. El portavoz socialista, Juan José Laborda, argumenta que 'es un instrumento para buscar la negociación, para certificar que el PP tiene de verdad una actitud dialogante'. Junto al veto han presentado un centenar de enmiendas que serán defendidas en los debates que se celebren posteriormente en la Ponencia y en la Comisión de Medio Ambiente. 'Ahora le toca al PP dar un paso para demostrar que quiere la negociación', afirma Laborda tras recordar el escaso éxito que tuvieron en la tramitación de enmiendas a la Ley de Extranjería pese a no presentar veto.

El portavoz del PP en el Senado, Esteban González Pons, consideró ayer 'muy negativa para el diálogo' la decisión socialista. Recuerda que en Extranjería, aunque no se incorporó enmienda alguna, sí se ha puesto en marcha una comisión para tratar este problema, como propuso el PSOE. 'No entendemos que se pueda vetar un proyecto como el PHN', aseguró Pons, para quien la contraoferta del PSOE 'no es seria'. González Pons, en todo caso, afirma que 'analizará las enmiendas socialistas y de los restantes grupos' pero advierte de que 'el rechazo previo coloca cualquier diálogo en un punto muy delicado'.

El portavoz popular admite que, sin diálogo, el PHN sea aprobado en el Senado, tal y como ha llegado del Congreso, es decir, sin incorporar ninguna enmienda. Para los parlamentarios socialistas que han seguido el plan desde que el ministro Jaume Matas lo hizo público en septiembre del año pasado, las apelaciones al diálogo del Gobierno son mera retórica. En ningún momento se ha prestado a debatir el punto clave del plan -el trasvase del Ebro-, ni a considerar otras alternativas.

De momento, la Mesa, con la mayoría del Partido Popular, ya ha convocado la primera reunión de la Ponencia para este miércoles, sin fijar hora, cuando concluya el pleno de la cámara. Esto, para el PSOE, 'es una mala señal porque muestra la urgencia que quieren imprimir a la tramitación del proyecto'.

Moción sobre el Delta

Laborda cree que la peor de las hipótesis sería que el PHN se apruebe en el Senado sin enmienda alguna. En el Congreso, aunque los socialistas rechazaron el texto del Gobierno respaldaron varios de sus artículos. En las enmiendas que presenta ahora pone el énfasis en la recuperación del río Segura en su desembocadura, cuyo cauce hace de mero colector de aguas residuales. 'Si no vuelve al Congreso', añade Laborda, 'se demostraría que el PP no quiere hacer viable este plan'. En ese caso, el Plan Hidrológico se convertirá en ley en cualquiera de las dos sesiones que celebre el pleno del Senado; el 5 o el 19 de junio.

Entesa Catalana de Progrés, que agrupa a los senadores catalanes de la oposición, presentarán veto y las enmiendas heredadas del Congreso. Ninguna nueva. 'En la base social de Tarragona no piensan en enmiendas', afirma Ramón Aleu, su portavoz. 'En la primera oportunidad que tengamos presentaremos una moción sobre el Delta del Ebro, al margen del Plan Hidrológico'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2001