Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA APROBACIÓN DEL PHN, EN SU RECTA FINAL

El PP impide que los presidentes autonómicos y Matas debatan en el Senado el Plan Hidrológico

La oposición acusa a los populares de 'incumplir' el reglamento de la Cámara alta

La Mesa de la Comisión General de las Comunidades Autónomas, que preside el senador popular Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, decidió el jueves, con la mayoría del PP, rechazar la solicitud de convocatoria 'para que comparezca el Gobierno ante dicha Comisión, para que pueda debatirse, de forma monográfica, con presencia de los Gobiernos de las Comunidades Autónomas, el Plan Hidrológico Nacional y las alegaciones formuladas al mismo'.

Esa solicitud fue cursada el 14 de diciembre de 2000, con las firmas de 17 senadores de los 49 miembros de esa comisión, es decir, un tercio de sus componentes. El artículo 56-bis-3 del Reglamento del Senado afirma que la Comisión General de las Comunidades Autónomas se reunirá cuando sea convocada, entre otros, por un tercio de los miembros de la misma. A este artículo invocan los senadores firmantes de la petición (12 del PSOE, dos de Entesa, dos del PNV y uno de IU, integrado en el Grupo Mixto) para acusar al PP de 'incumplir' el Reglamento del Senado.

La Comisión General de las Comunidades Autónomas es un órgano del Senado pensado, precisamente, para encauzar los debates que afectan a las autonomías. Por eso, los presidentes de autonómicos o los consejeros de sus gobiernos que éstos designen son miembros de pleno derecho de la Comisión.

Una de sus funciones, definida en el artículo 56-b), es 'informar acerca del contenido autonómico de cualquier iniciativa que haya de ser tramitada en el Senado' y el PHN, según subrayan los senadores firmantes de la petición, está 'cargado de contenido autonómico'. Es, además, en esa Comisión donde está constituida la Ponencia para la Reforma del Senado: una reforma que, en teoría, pretende reforzar su carácter de Cámara territorial.

Los portavoces del PSOE y de Entesa que promovieron la petición firmada por 17 senadores mantienen que el 'incumplimiento' que denuncian 'da la medida exacta' de cómo la reforma del Senado que propone el PP no pretende 'reforzar su carácter de Cámara territorial, en vez de ser sólo de segunda lectura, sino directamente cargársela'.

Discusión redundante

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Esteban González Pons, mantiene que el debate pedido por 17 senadores el pasado 14 de diciembre, aunque podía haberse celebrado, habría sido 'redundante' con otros en los que las autonomías han fijado claramente su posición.

González Pons -que es miembro de esa comisión pero no de su Mesa y, por tanto, no estuvo en la reunión en la que se rechazó la petición de 17 senadores- recuerda que las autonomías debatieron, y aprobaron incluso con votos socialistas, el PHN en el Consejo Nacional del Agua, 'y allí se vieron las discrepancias de las autonomías gobernadas por el PSOE'. Además, el Pleno del Senado también discutió sobre cómo debía ser el PHN el 6 de febrero, a instancias del PP y antes de que ese proyecto de ley fuera analizado en el Congreso.

Los senadores que defendían el debate mantienen que en el Consejo Nacional del Agua no se confrontaron públicamente las posiciones de Gobierno y autonomías, y que el debate al que se refiere González Pons fue sobre una moción del PP en la que 'se instaba al Gobierno a hacer lo que estaba haciendo'.

El portavoz del PP replica que ahora, 'con el grado de desarrollo que tiene ya el PHN, es mejor que la comparecencia de Matas se produzca después'. Por eso, la Mesa de esa Comisión decidió posponer su comparecencia para la segunda quincena de septiembre o la primera de octubre.

González Pons se declara a favor de que la Comisión de las Comunidades Autónomas participe de forma más activa en los debates de cuestiones que afectan a las autonomías. Sin embargo, fuentes del Grupo Popular en el Senado admiten desde el anonimato que esos debates 'rara vez' llegan a celebrarse 'porque al Gobierno le da pereza o porque el PSOE teme que en ellos queden patentes sus discrepancias internas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001