Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El libro 'Se habla español' reúne a 36 escritores latinos de EE UU

Polémica por la selección hecha por Edmundo Paz y Alberto Fuguet

El libro ha sido compilado por Edmundo Paz Soldán, boliviano de 33 años, llegado a Estados Unidos con una beca para jugar al fútbol en la Universidad de Alabama, hoy escritor y profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell, y Alberto Fuguet, chileno de 37 años criado en California, anterior antólogo de McOndo, una colección de relatos en la línea del anti-boom, que ofrecía una visión de la invasión de Latinoamérica desde Estados Unidos.

Se habla español brinda la otra perspectiva, la del mundo del Norte visto con los ojos del Sur. El subtítulo hace pensar en escritores nacidos, criados o residentes en Estados Unidos, pero es así en sólo la tercera parte de los casos. El grueso de la antología lo constituye la mirada de quienes viven fuera y, en ocasiones, ni siquiera conocen de primera mano 'las entrañas del monstruo' de que habló José Martí.

Trilita para cenáculos literarios. Soldán se tuvo que defender. 'Vivo aquí mirando a Latinoamérica y quizás por eso hay muchos escritores de allí', dijo ante un nutrido auditorio joven y de escritores no antologados en la Universidad de Illinois.

Se le reprochó este sesgo que, a juicio de sus críticos, impide conocer la verdadera experiencia, dura muchas veces, del latinoamericano en Estados Unidos. 'La mayoría de los que aparecen en el libro no muestra la imagen de Estados Unidos como el país de las oportunidades. Hay un desasosiego general', señaló Soldán, quien también hizo notar que 'la nueva generación está en diálogo constante con la cultura popular norteamericana, y aunque no viven aquí, viajan y tienen su punto de vista. No hay tanta ideologización como en los años setenta'.

Las discrepancias sobre los contenidos son producto de 'lecturas muy parciales que muestran cuán divididos estamos, más de lo que pensamos', subrayó.

Francisco Piña, un mexicano de Chicago, que sí aparece en el libro, fue crítico y echó de menos otras voces de residentes en Estados Unidos. En cambio, a Ricardo Armijo, nicaragüense, el otro antologado de la ciudad del lago Michigan, le importa que el volumen dé aire a 14 escritores latinos de Estados Unidos: 'Lo nuevo es que haya salido el libro, es algo sin precedentes. Lo habitual es fijarse en la literatura en español en América Latina'.

En esta nueva generación, Piña no percibe una ruptura con el pasado literario. 'Se encuentra a Faulkner pasado por Onetti, se percibe a García Márquez y Carlos Fuentes', dice. Soldan discrepa: 'Ninguno practica el realismo mágico, aunque en alguno, como Ernesto Quiñones, hay ecos'. Armijo analiza a los escritores latinos en EE UU y ve como temas comunes 'la lengua, la soledad, la violencia, el distanciamiento entre generaciones y el frío'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001