Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

EH limita la nacionalidad vasca sólo a quienes acepten la soberanía

Una asamblea de electos municipales establece las normas para poder ser vasco

Estos acuerdos fueron adoptados en una convención celebrada en el palacio del Kursaal y presentada por sus promotores como asamblea general de Udalbiltza. Se han constituido incluso unos órganos de dirección paralelos a los que controlan el PNV y EA en la asamblea de electos municipales. La reunión del Kursaal supone la existencia de dos Udalbiltzas.

Desde los órganos de dirección de la Udalbiltza mayoritaria, controlada por PNV y EA a través de su presidente, el peneuvista Jon Jáuregi, han negado legitimidad a la reunión de los miembros de EH, señalando que esta forma de actuar 'es propia de la izquierda abertzale cuando no tiene mayoría para conseguir lo que quiere'.

La asamblea de ayer, convocada unilateralmente por EH, insistió en la necesidad de profundizar en el concepto de identidad nacional, y en concreto se refirió a la iniciativa de la plataforma Bai Euskal Herriari de cara al establecimiento de un DNI vasco. 'Es hora de que Udalbiltza dé respuesta a esa necesidad', según el documento aprobado, que señala también que el reconocimiento de la nacionalidad cuenta 'como en todos los Estados, con algunas excepciones'. 'No se le aplicará la ciudadanía vasca a una persona en los siguientes casos', señala la propuesta, para citar entre los excluidos a los 'miembros del cuerpo diplomático de otros países con presencia en Euskal Herria' y a los 'miembros de las fuerzas de ocupación españolas, francesas o de cualquier otro Estado localizadas en Euskal Herria'.

Con respecto a estas dos excepciones, precisan que 'a los descendientes de la primera generación', los hijos de diplomáticos o de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, 'a pesar de habernacido en Euskal Herria, no se les aplicará la nacionalidad. Tendrán que pedirla'. La asamblea en la que se ha adoptado este acuerdo ha estado caracterizada por la ausencia de debate y por la aprobación de las propuestas casi por unanimidad.

Con veinte minutos de retraso sobre el horario previsto, según se indicó por la presencia de controles policiales en las carreteras, la asamblea dió comienzo a las diez menos diez de la mañana en el auditorio del Kursaal, en San Sebastián. Junto a los 713 electos había invitados entre los que se encontraban los miembros de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, Arnaldo Otegi, Joseba Permach, Pernando Barrena, Juan José Petrikorena, Jon Gorrotxategi, o Karmele Aierbe, entre otros.

Un aurresku de honor sirvió para dar inicio al acto con la exposición del 'diagnóstico de Euskal Herria', en el que se subrayó la necesidad de contar con una institución nacional como Udalbiltza que articule organismos de representación internacional del País Vasco. Entre las iniciativas concretas aprobadas por la denominada asamblea general de Udalbiltza consta la convocatoria del Aberri Eguna para el 15 de mayo, y la aprobación de un presupuesto de 164.880.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 2001