Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

La asamblea del PNV proclama a Ibarretxe como candidato

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, admitió ante los representantes de la Asamblea Nacional ordinaria reunida ayer en la capital vizcaína determinadas 'dudas' en el proceso de conversaciones y acuerdos, siempre negados por el PNV, abierto en 1998 con ETA. 'Deberíamos haber tenido que cortar antes, como dicen ahora algunos, y tal vez tengan razón', aseguró, aunque se reafirmó en que 'creíamos que había bases suficientes para ir enmarcando una solución'. Sin embargo, estas dudas no tienen para el máximo dirigente peneuvista el rango de 'errores' y ayer volvió a defender la vía seguida por el PNV, tanto en lo que al giro soberanista se refiere como en lo concerniente a la firma del Pacto de Lizarra (Estella).

La Asamblea Nacional del PNV, reunida ayer durante todo el día, escuchó la propuesta de la Ejecutiva peneuvista de designar por unanimidad al lehendakari, Juan José Ibarretxe, presente en la reunión, de nuevo candidato a la presidencia. En esa misma línea continuista, la dirección del PNV apuesta también por el actual presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, para repetir en el cargo que ha desempeñado durante estos dos años.

A partir de mañana se inicia el proceso interno para la elección de los candidatos y de las listas, que previsiblemente finalizará en la última semana de marzo. La propuesta de la dirección tendrá que llegar ahora a las organizaciones municipales, donde las bases propondrán, en dos vueltas, los nombres para las listas, ya que previsiblemente no habrá candidatos alternativos a los dos propuestos por la dirección.

Dificultades con EA

Este proceso esta pendiente, no obstante, de las negociaciones que mantienen abiertas PNV y EA para concurrir juntos a los próximos comicios del 13 de mayo y que finalizarán en breve. Aunque programáticamente ambas formaciones tienen bastantes puntos en común, el propio portavoz peneuvista, Joseba Egibar, no oculta las dificultades que existen para cerrar el pacto. La exigencia de EA de tener un grupo propio en la Cámara vasca tras los comicios -tachada ayer de 'posición lógica y natural' por Egibar- es uno de los problemas, aunque no el único.

Además, el PNV ha hecho suyo el triple compromiso publicitado el pasado sábado en el Palacio del Kursaal por Ibarretxe en favor del diálogo político sin exclusiones, la no violencia y el respeto a los derechos humanos y a la decisión de los vascos. El PNV pretende sumar 420.000 firmas de apoyo a esa declaración, sacadas del trabajo 'a pie de tierra' de sus 31.000 militantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 2001