Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez chilena busca una fosa común en un fuerte del Ejército

La juez chilena Amanda Valdovinos dirigió ayer en el interior de un recinto militar en la localidad de Colina, a unos 40 kilómetros al norte de Santiago, la búsqueda de una fosa común clandestina con 20 cuerpos de opositores políticos a la dictadura del general Augusto Pinochet.

La magistrada Valdovinos, nombrada especialmente para investigar los antecedentes aportados por las mismas Fuerzas Armadas, se presentó ayer en el fuerte militar de Arteaga acompañada por personal de la Policía de Investigaciones y expertos del Instituto Médico Legal. También la acompañaba el capitán de la II Fiscalía Militar Roberto Rebeco, ya que en Chile la jurisdicción sobre los recintos militares está en manos de la justicia castrense.

La magistrada recibió informaciones sobre la existencia de la presunta fosa clandestina el pasado 8 de enero, pero decidió no ir de inmediato al lugar, sino trabajar con geólogos y peritos en su oficina con el fin de reducir el área de búsqueda a un radio de dos kilómetros. Justamente esa zona es la que comenzó a ser rastreada ayer por especialistas para determinar el lugar exacto donde se debe excavar.

La juez Valdovinos ha actuado con extrema reserva y cuidado en el manejo de los datos, después de que en el otro lugar determinado por los militares como fosa de inhumación cladestina, la Cuesta Barriga, el juez especial Héctor Carreño no ha hallado ningún resto. El Gobierno del presidente Ricardo Lagos ha quedado en una difícil situación, ya que éste avaló un informe de los militares que ha demostrado estar repleto de errores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001