Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Sotelo gana el Premio Reina Sofía de Composición

'Si después de morir...' se inspira en un poema de Valente

El compositor madrileño Mauricio Sotelo (1961) ha conseguido el XVIII Premio de Composición Musical Reina Sofía, de la Fundación Ferrer Salat, con Si después de morir..., obra para cantaor y orquesta, sobre un poema de José Ángel Valente. Treinta y nueve partituras han concurrido a la convocatoria, con participación de Paraguay, Argentina, Venezuela o Marruecos, además de las españolas.

El premio está valorado en 2,5 millones de pesetas. El jurado ha estado presidido por Alfredo Aracil, y en él han figurado José Peris, Adrián Cobo, Jesús Torres y Miguel Ángel Coria. Alfredo Aracil destacó la valentía a la hora de abordar el encuentro de la música seria con el flamenco de Mauricio Sotelo y su capacidad para llegar al matiz mínimo, a las medias tintas. Asimismo, valoró la importancia del intérprete, y el homenaje, además de al flamenco, a las polifonías del Renacimiento o el tardogótico; en suma, la recuperación con una mirada avanzada de las músicas de los siglos XIV al XVI.Sergio Ferrer Salat, presidente de la fundación, afirmó que "el ganador lo tuvo difícil". Sotelo rindió homenaje a Valente: "Y si después de morir nos levantamos, vengo hacia ti, como venía antes". La poesía y el pensamiento de Valente son uno de los pilares en que se fundamenta la creación de Mauricio Sotelo. "Es una pasión enorme, como la que he sentido hacia Rilke o Klee", ha dicho el compositor, que no ha olvidado las referencias hacia Tomás Luis de Victoria y Luigi Nono, del que fue alumno durante varios años. "Después de vivir durante 12 años en Viena, Nono me dijo que tenía que regresar a mi país, que me olvidase de Schönberg y metiese una oreja en el flamenco".

Al pie de la letra siguió Sotelo estas recomendaciones. "Esta actitud me ha creado muchas alegrías y muchas fatigas, al tener que combinar las horas prototípicas de los conciertos clásicos con el desgarro profundo de las madrugadas del flamenco".

Mauricio Sotelo vivió en Viena entre 1980 y 1992. Los últimos premios de los que se ha hecho acreedor en Centroeuropa han sido los Förderpreis de la Fundación Körber de Hamburgo, en 1996, y el de la Fundación Siemens de Múnich, en 1997. En 1999 estrenó, dentro de la Bienal de Múnich, la ópera De amore, con una escenografía de Peter Mussbach y con las voces flamencas de Marina Heredia y Eva Durán.

Entre sus proyectos a corto plazo figura una segunda ópera a partir del teatro de la memoria de Giordano Bruno, con textos de José Ángel Valente, para la que ha realizado varias reuniones de trabajo con el grupo teatral catalán La Fura dels Baus. Sotelo, que ha recibido hace un par de días el Premio Daniel Montorio de Música Lírica, auspiciado por la SGAE, ha reivindicado, por encima de todo, el encuentro con las raíces desde una dimensión contemporánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2000