Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tarifa plana de Internet aprobada por el Gobierno entra hoy en vigor

Operadores y usuarios critican los precios de enlace a Telefónica

La primera fase del programa Internet para todos, diseñado por el Gobierno en junio, entra hoy en vigor con la implantación de la tarifa plana (2.750 pesetas al mes en horario restringido) y los bonos para llamadas locales. Pero los operadores ajenos a Telefónica están a la espera de conocer oficialmente los precios de interconexión para suministrar estos servicios. Estas tarifas son clave para desarrollar sus negocios.

MÁS INFORMACIÓN

Para la implantación de la tarifa plana, el Gobierno decidió utilizar el acceso a través de la red de Telefónica por tener "cobertura universal". El resto de las compañías de telecomunicaciones, que no tienen red propia, quedaban así obligadas a pasar por los hilos de Telefónica. Pero utilizar esta infraestructura, además de no ser gratis, exige adaptaciones técnicas. Entre otras, establecer los puntos de enganche a las centralitas locales de Telefónica.El Gobierno se comprometió a reglamentar las condiciones de los enlaces y los precios de interconexión con tiempo suficiente. Las tarifas han sido dadas a conocer hace sólo dos semanas por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos y además no han sido publicadas en el Boletín Oficial del Estado. Cualquier operador que dé servicio de tarifa plana deberá pagarle a Telefónica una buena parte (1.850 o 2.300 pesetas, en función de la modalidad de conexión al operador dominante) de las 2.750 pesetas que facture al usuario.

Algunas operadoras pierden aún más, ya que dentro de su política de captación de clientes han fijado precios por debajo de los marcados por el Gobierno. Otras, como Aló o Jazztel, han renunciado a estos servicios por estimar que no son rentables. Sin embargo, la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, cree que el coste de interconexión deja "margen a las empresas y además incentiva que continúe existiendo inversión en estas infraestructuras alternativas", según explicó a Expansión TV.

Peor servicio

A las protestas de los operadores, que ven peligrar su negocio, se unieron ayer las de los consumidores. El presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo, aseguró que la rebaja en las tarifas de acceso a Internet está provocando una caída en la calidad. "No es un problema de saturación, sino de presentación del servicio", dijo. Para Domingo, las tarifas de interconexión aprobadas por el Ejecutivo han sido "un jarro de agua fría" en la tendencia ascendente en el número de internautas que se han enganchado a la tarifa plana. Según los datos manejados por la AI, en los últimos tres meses ha habido medio millón de internautas nuevos.Domingo aseguró que su asociación seguirá reclamando a Birulés la implantación de una tarifa plana para Internet las 24 horas del día. La que hoy entra en vigor abarca entre las seis de la tarde y las ocho de la mañana (de lunes a viernes) y todo el día los fines de semana y festivos.

También hoy entran en vigor los bonos para llamadas locales, que servirán tanto para comunicaciones de voz como para acceder a Internet. Así, se establece una tarifa plana de 700 pesetas al mes por el uso de 600 minutos / mes en horario reducido y de 1.400 pesetas por el uso de 600 minutos / mes durante las 24 horas del día.

Para la AI, el coste de las llamadas locales es la clave para saber lo que valen otros servicios. Por eso, reclama del Gobierno "transparencia". Domingo se preguntó "qué ha pasado para que el precio de las llamadas locales haya pasado de 150 pesetas la hora a 12 pesetas". Agregó que el coste de esas comunicaciones "es cero", porque "el bucle local está ya amortizado y rentabilizado varias veces".

A las críticas sobre los precios de interconexión se sumaron la Unión de Consumidores de España y la Organización de Consumidores y Usuarios. La primera acusó a Birulés de favorecer un sistema de tarifa plana "que soló beneficia a la operadora dominante". Para la segunda, el Gobierno trata de impedir que entren en juego otros competidores, informa Servimedia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2000