La fiscalía comienza a investigar la intoxicación de 158 escolares por consumo de carne contaminada

La Fiscalía de Cataluña ha abierto diligencias para investigar el brote de gastroenteritis e insuficiencia renal que ha afectado a 158 escolares de Barcelona y Mollet del Vallès, para determinar si existe o no un delito y depurar posibles responsabilidades penales. El fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, decidió abrir diligencias sobre este caso el pasado jueves, un día después de hacerse pública la intoxicación por consumo de carne contaminada procedente de la empresa Romec, SL, de Rubí. Las primeras diligencias de la fiscalía han consistido en requerir al Departamento de Sanidad que le remita con urgencia toda la documentación relacionada con el caso, puesto que hasta ahora sólo disponía de la información publicada por la prensa.

Por otra parte, el consejero de Sanidad, Eduard Rius, desautorizó ayer a los responsables de Salud Pública que habían admitido haber informado mal sobre la intoxicación. Según Rius, la información llegó correctamente a todos los afectados, y sólo admitió que nadie de su equipo se puso en contacto con el Ayuntamiento de Rubí, donde Romec, SL, tiene su sede. La de ayer fue la primera comparecencia pública de Eduard Rius desde que la intoxicación salió a la luz, el pasado miércoles. Esta tardanza motivó la queja del grupo parlamentario del PSC-Ciutadans pel Canvi. La diputada Carme Figueras pidió la comparecencia del consejero ante la Cámara catalana para que dé cuentas de la actuación del Gobierno en este caso.

Eduard Rius hizo recaer toda la responsabilidad de la intoxicación sobre la empresa de catering Romec, SL, y calificó de "muy grave" que esta empresa continuara suministrando derivados cárnicos a las escuelas afectadas por la intoxicación pese a que había una orden del día 18 de octubre que le prohibía esta actividad. Pero las escuelas recibieron carne de Romec hasta hace cuatro días. Según el titular de Sanidad, al tener conocimiento de que la empresa no había cumplido esta orden, la Generalitat clausuró su servicio de cocina.

Romec, SL, por su parte, dio ayer otra vuelta a la tuerca y aseguró que la Generalitat no le ordenó que cesara en su actividad, sino que sólo le informó de la necesidad de manipular la carne correctamente. "Tan sólo hubo una observación en un acta, en la que se recomendaba que las carnes se cocinaran a una temperatura suficientemente elevada", explicó el portavoz de la compañía, Francesc Tusquets, "pero no era una orden ni un requerimiento".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS