Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre europea de Biarritz

Batalla campal entre la policía francesa y 2.000 simpatizantes de ETA

La cumbre de Biarritz tuvo también ayer su batalla campal entre manifestantes y policías llevada a cabo por los independentistas vascos que se encontraban acampados desde el jueves junto a las murallas de Bayona. Cerca de 40 detenidos, en su mayoría españoles, y tres gendarmes heridos son el resultado de unos incidentes que se iniciaron en Anglet y se extendieron por Bayona. Los manifestantes gritaron consignas en favor de ETA y lanzaron piedras a la policía.

El choque se produjo en Anglet, a las tres y media de la tarde, en la bifurcación de la carretera de Bayona hacia Biarritz, cuando una manifestación de unas 2.000 personas, convocada por las Gestoras Pro Amnistía en apoyo a los presos de ETA, fue bloqueada por una barrera de gendarmes que les impedía avanzar hacia Biarritz, una localidad inaccesible durante estos días para quien no porta su acreditación.Los manifestantes, que llevaban en su mayoría un pañuelo rojo al cuello siguiendo las indicaciones de Haika, la organización juvenil extremista abertzale anfitriona de la acampada de protesta en Bayona, reaccionaron atacando con piedras y arrancando adoquines para lanzarlos a los agentes. Éstos usaron material antidisturbios para disolverlos y provocar su huida.

En su obligado retorno hacia Bayona, los radicales, que gritaban constantemente consignas en favor de ETA, provocaron importantes destrozos al pasar por el centro comercial BAB. Rompieron numerosos escaparates de las tiendas, arrancaron papeleras para lanzarlas contra los agentes y destrozaron el mobiliario urbano. A lo largo del recorrido, de más de un kilómetro, arremetieron armados con piedras contra vehículos y autobuses, ocasionando cuantiosos daños.

Más tarde, grupos de encapuchados se introdujeron en las calles de la parte vieja de Bayona mientras la policía se apostaba en los accesos a este barrio. Allí se produjo otra batalla campal, lanzando piedras y adoquines contra la policía, en un ataque similar a los que suelen practicar los simpatizantes de ETA en las localidades vascas durante las fiestas. El resultado de estos violentos enfrentamientos fue la detención de unas 40 personas; la mayoría de ellas, de nacionalidad española.

Además de estos incidentes, los extremistas provocaron otros dos ataques fulminantes, de estilo guerrillero, contra distintos dispositivos policiales esparcidos por la región. El primero de ellos se produjo por la mañana, cuando una furgoneta C-15, matriculada en Bilbao, se saltó un control y se introdujo en la zona restringida de Biarritz, provocando una gran alarma. El vehículo pudo ser detenido en el segundo control, donde fueron capturados sus cinco ocupantes, que quedaron en libertad horas después. El propietario del vehículo tiene antecedentes de actos de violencia callejera en Bilbao. La alarma que produjo este suceso se refleja en que la delegación española fue informada de inmediato.

Otro incidente muy grave lo llevaron a cabo unos encapuchados que atacaron con cócteles mólotov un coche policial aparcado en la rotonda de acceso a San Juan de Luz. Ocurrió a las 15.30, la misma hora en que la manifestación era interceptada en Anglet, a varios kilómetros de ese lugar.

El ataque ocasionó el incendio del vehículo, que resultó destrozado, y produjo quemaduras de carácter leve a uno de sus tres ocupantes, mientras los otros dos gendarmes fueron agredidos con bates de béisbol por los atacantes. Uno de ellos recibió ocho puntos de sutura en la cabeza y el otro sufrió lesiones en la clavícula por los golpes recibidos. Los tres agentes tuvieron que ser atendidos en el hospital, pero fueron dados de alta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000

Más información

  • 40 detenidos en Bayona, en su mayoría españoles