Liber 2000

"Futurología"

Dejando al margen el nubarrón del decreto de liberalización de los descuentos en los libros de texto, que planea permanentemente sobre la profesión, los miembros del sector editorial están animados. Así al menos lo subrayó Josep Lluís Monreal en la presentación de los datos sobre exportación de la industria editorial española, quien advirtió, sin embargo, que estaba haciendo "futurología". Ante ellos se presenta, dijo, una buena ocasión para aumentar en los próximos años unas cifras que en 2000 pueden ser ya "de récord".Por una parte, apuntó Monreal, está pendiente la decisión del Gobierno de Brasil sobre la enseñanza del castellano como segunda lengua obligatoria del país. "Si la diplomacia española consigue lo que se propone, Brasil se convertiría en uno de los mayores mercados, con 160 millones de habitantes y 40 millones de niños escolarizados". Por otra parte, Estados Unidos, país en el que existen 20 millones de hispanohablantes que pueden aumentar, a juicio de Monreal, "hasta 40 millones al final de la década".

Más información
Francia superó en 1999 a México como principal cliente del sector editorial español

En suma, el presidente de la Federación de Gremios de Editores y de la Federación Española de Cámaras del Libro advirtió a los editores: "Tenemos que estar muy preparados porque en las dos próximas décadas nos podemos encontrar con un mercado potencial de 700 millones de personas".

Y todo esto sin contar el hecho, cada vez más palpable, de que la industria española imprime libros escritos en otras lenguas y la posibilidad de entrar en el gigantesco mercado chino. Los editores españoles, contó, no pierden de vista que la tirada media de un libro en el país asiático puede alcanzar tranquilamente los tres millones de ejemplares.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS