Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambios profundos en Pasaia y Éibar

La Bahía de Pasaia está conformada por los barrios donostiarras de Bidebieta, Herrera, Larratxo Altza (Donostia Este) y por los municipios de Pasaia, Rentería, Lezo y Oiartzun, aunque el plan presentado ante la UE comprende sólo a los barrios de San Sebastián y Pasaia, que engloban a más de 45.000 habitantes. Se trata de las zonas más degradas del área metropolitana de San Sebastián y para su regeneración urbanística se plantea una inversión de 4.024 millones de pesetas. Los autores de la propuesta creen que, a pesar de la gravedad de la situación socioeconómica y urbana de la comarca (con una tasa de paro superior a la media guipuzcoana), sus posibilidades de transformación son "extraordinarias". Por ello es preciso un programa estratégico de renovación urbanística. Entre las actuaciones concretas previstas en el área de Pasaia figura la necesidad de transformar la zona de La Herrera, actualmente ocupada por industrias obsoletas, con el fin de convertirla en un espacio central y de conexión entre barrios y en polo de actividad y vida urbana. El presupuesto es de 540 millones de pesetas. Otro de los objetivos es la relocalización de actividades industriales que no son compatibles con el uso que se quiere dar al barrio de La Herrera.

Por su parte, el Ayuntamiento de Éibar (30.000 habitantes) ha presentado un ambicioso plan destinado a reordenar actividades y mejorar las dotaciones de la localidad, penalizada por la edificación intensiva y descontrolada de los años sesenta. Plantea la redefinición urbanística de los barrios de Txonta y de Matsaria, con un presupuesto de más de 5.000 millones de pesetas.

En Txonta las actuaciones se dirigirán a reordenar su calle más importante, de manera que los edificios de viviendas queden al principio y las empresas se implanten al final, apuntaron responsables del Ayuntamiento. Las industrias deberán ser pequeñas (talleres de montaje) o preferentemente de carácter tecnológico. Mientras, para Matsaria se ha previsto dotar de más racionalidad al espacio industrial que existe, con un mejor aprovechamiento de los espacios en desuso

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000