Pinochet pide a los chilenos sabiduría para superar las divisiones del pasado

El ex dictador Augusto Pinochet envió ayer un escueto saludo a los chilenos en el Día de la Unidad Nacional y reivindicó la permanencia de la obra de su régimen. Su nieta mayor leyó el mensaje, mientras él permanecía detrás. Pinochet abogó por superar todas "las divisiones y dolores del ayer", para lo cual pidió a Dios que conceda "sabiduría" a sus compatriotas. Mientras, un grupo de políticos de la alianza gobernante proponía la eliminación de dicha festividad, por considerarla "hipócrita" en un país aún sin reconciliación.

Pinochet rompió el silencio en el que se había mantenido desde que regresó a Chile en marzo, después de estar 503 días detenido en Londres, y, como se esperaba, no pidió perdón por los crímenes que se cometieron durante la dictadura.Firmó el mensaje como "ex presidente de la República" y dijo que las nuevas generaciones piden una actitud generosa, que exige la superación del pasado. "Con toda humildad pido a Dios que les dé a mis compatriotas la sabiduría necesaria para superar los conflictos del ayer (...), procurando que la obra lograda con tanto esfuerzo y sacrificio de todos los chilenos no se ponga en riesgo, perdure y se consolide en el tiempo".

La vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Mireya García, dijo que las palabras de Pinochet muestran que "no está dispuesto a reconocer el horror de su régimen. La gran obra de la dictadura significó dolor, muerte, torturas, exiliados y desaparecidos".

Mientras, comenzaba a peligrar la única iniciativa que Pinochet emprendió como senador vitalicio, que fue suprimir la festividad del 11 de septiembre, aniversario del golpe militar que derrocó a Salvador Allende en 1973, y reemplazarla por el primer lunes de septiembre como Día de la Unidad Nacional. Poco antes de la lectura del texto, parlamentarios del Partido por la Democracia (PPD) anunciaron que enviarán un proyecto de ley para terminar con esta festividad, celebrada ayer por segunda vez, por ser "hipócrita" en un país que aún no se ha reconciliado.

Los dirigentes de este partido de la alianza gobernante propusieron declarar el día que se recuerda la independencia de España, el 18 de septiembre, como la única verdadera fecha de unidad de los chilenos. El senador socialista Jaime Gazmuri puso en entredicho el sentido de la conmemoración, considerando que no ha habido gestos de reconciliación por parte de quienes violaron los derechos humanos durante la dictadura.

A título personal, el ministro de Interior, José Miguel Insulza, dijo antes de la lectura de la carta que le gustaría que Pinochet lamentara las muertes que ocurrieron bajo su régimen, lo que, aseguró, no ocurriría.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Antes de la lectura, los abogados querellantes contra el ex dictador sostuvieron que, a tenor de las recientes apariciones públicas del anciano, está demostrado que se encuentra lúcido y por lo tanto en condiciones de afrontar un proceso. Los querellantes tenían previsto presentar ayer un escrito ante el juez Juan Guzmán, que investiga las denuncias contra Pinochet, para oponerse a la petición de la defensa de practicarle exámenes médicos antes de que sea interrogado, el próximo 9 de octubre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS