Las grandes y medianas librerías concentran la venta de libros y facturaron en 1998 casi 158.000 millones

La Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) presentó ayer en Madrid el Mapa de librerías de España, que "recopila y elabora información básica del sector para conocer su situación, características y estructura", según afirmó Xavier Cubelles, de la empresa BCF Consultors, que ha elaborado el informe. Según se desprende del Impuesto de Actividades Económicas, hay en España unos 40.000 puntos de venta de libros, periódicos, artículos de papel y escritorio y artículos de dibujo y bellas artes. En 28.000 se venden libros, pero no todos son librerías, dijo Cubelles para explicar la dificultad de establecer un censo de librerías. El mapa ha identificado 3.850 librerías (766 en Cataluña, 510 en Madrid, 508 en Andalucía, 349 en Galicia, 334 en la Comunidad Valenciana y 237 en el País Vasco). El estudio está realizado a partir de encuestas efectuadas en 2.066 de ellas.

El informe establece tres tipologías: tiendas tradicionales (grandes, medianas o pequeñas), grandes almacenes con sección específica de librería (como El Corte Inglés) y grandes superficies o cadenas especializadas en cultura y ocio (Crisol, Fnac o Euskal Kulturgintza). El estudio ha excluido los grandes hipermercados. Cubelles divide las librerías en dos grandes bloques: las medianas-grandes y las pequeñas, "con funciones culturales y comerciales muy distintas". Las primeras "sólo pueden subsistir en las grandes concentraciones urbanas". Las librerías y cadenas de librerías constituyen, de forma destacada, el principal canal de ventas de libros. Concentraron, según datos de 1998, el 40,2% de las ventas totales en el mercado interior, con una cifra total (a precio de tapa e IVA incluido) de 157.991 millones de pesetas. Las pequeñas cubren una red que se extiende por todo el territorio español, suelen "ofrecer productos de gran tiraje y tienen una extraordinaria capacidad comercial". "Se ha frenado la tendencia a la baja en el canal de librerías y se ha producido un estancamiento en los pequeños establecimientos".

Estos pequeños comercios, que generalmente incluyen papelería, son los que "están amenazadísimos", según Fernando Valverde, presidente de CEGAL, tras el decreto-ley de liberalización de los descuentos en el precio de los libros de texto. "Pueden cerrar entre 1.500 y 2.000 puntos de venta". Valverde criticó al Gobierno por haber tomado esta medida liberalizadora sin conocer cómo está el sector.

EL Corte Inglés mantiene, por ahora, un descuento del 12% en los libros de texto y no se sabe qué decidirán los grandes hipermercados. "Creo que aplicarán descuentos de un 25% o un 30%", dijo José María Barandiarán, asesor de CEGAL. Valverde y Barandiarán auguran un "otoño caliente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de julio de 2000.