Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos intentan controlar el sida con tratamientos intermitentes

Presentado en Durban un ensayo de vacuna específica para África

Un enfermo de sida debe tomar en la actualidad un potente cóctel de fármacos en tres dosis diarias. En el próximo futuro quizá sea posible mantener la misma situación clínica tomando medicinas dos meses sí y uno no o una semana sí y otra no. Varios estudios presentados en la XIII Conferencia Internacional del Sida por el reconocido especialista Anthony Fauci demuestran que es posible. También ayer se presentó una vacuna del sida diseñada para África.

Reducir los gastos

Muy lejos del drama africano, la intervención de Anthony Fauci, director de la sección de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos y uno de los más eminentes especialistas en el tema, sólo tiene significado para los pacientes del mundo desarrollado tratados con la llamada terapia de alta eficacia, que combina varios fármacos antirretrovirales diferentes. Pero la aportación de Fauci es quizá uno de los avances más significativos presentados en esta conferencia.El virus del sida (VIH) es recalcitrante, imposible de eliminar a pesar del bombardeo de medicamentos al que se le somete, como bien describió previamente el otro gran experto de esta reunión, David Ho. Por eso, Anthony Fauci y otros colegas, entre los que hay un equipo español del hospital Clínic de Barcelona, está empeñado al menos en lograr un tratamiento que permita reducir la cantidad de fármacos administrados al enfermo. Con ello disminuirán los efectos tóxicos de las medicinas y, además, se reducirá a dos tercios, o incluso a la mitad, el precio del tratamiento

En los ensayos hechos en Barcelona se ha llegado a tener a un enfermo durante ocho meses sin medicamento alguno, como comenta José María Gatell, jefe de infecciones del Clínic y presidente de la próxima Conferencia Internacional del Sida, que se celebrará en Barcelona. "Es cierto que se trata de enfermos muy controlados, pero con estos ensayos pilotos vemos que la carga viral [cantidad de virus en sangre], con picos, se mantiene en el tiempo a niveles similares", dice Gatell, que aclara: "No obstante, que nadie piense que se puede dejar el tratamiento sin más. Quedan aún muchos ensayos por hacer".

Anthony Fauci, que fue nombrado ayer miembro honorario de la Sociedad Internacional del Sida, que dirige estas conferencias bienales, por su "inmensa aportación a la ciencia", presentó los resultados de dos estudios en los que a los pacientes se les trató dos meses sí y uno no en varios ciclos, y a otros, una semana sí y otra no en varios ciclos también. Hubo algunos pacientes que no respondieron bien a la interrupción del tratamiento, pero, en términos generales, Fauci aseguró que el sistema inmune no queda dañado y que estos resultados preliminares inducen a pensar que la terapia no puede eliminarse, pero sí interrumpirse en ciclos (terapia intermitente) y mantener a largo plazo la carga viral indetectable.

Aunque a corto plazo estos avances no significan gran cosa para los países pobres, Fauci defendió que estos estudios terminarán teniendo un enorme impacto en todo el mundo. "De lo que se trata es de reducir la terapia tanto como sea posible, lo que resultará más barato y también, por tanto, bueno para los países que no pueden pagar los medicamentos".También ayer se presentó en Durban la primera vacuna específicamente diseñada para África y que se empezará a probar en humanos este mismo verano. La Iniciativa Internacional para Vacunas del Sida (IAVI, en sus siglas inglesas) anunció ayer que la Agencia del Control de Medicinas del Reino Unido ha dado luz verde para probar esta vacuna basada en el virus de subtipo A, el más común en Kenia y otros países de África.

Es todavía un ensayo muy incipiente, que se aplicará a dieciocho voluntarios en Oxford. "Es un pequeño pero importante avance en la búsqueda de una vacuna que prevenga el sida", dijo ayer Seth Berkley, presidente de IAVI. "Aunque hay 25 candidatas a vacunas que ya se están ensayando en humanos, ésta es la primera diseñada para África, y representa también un nuevo modelo de cooperación entre la iniciativa pública y privada". En estos momentos, de las 25 vacunas en pruebas mencionadas por Berkley, sólo hay tres que han pasado a estadios más amplios de ensayo. La más avanzada de todas ellas es la fabricada por VaxGen, en California. No se esperan resultados fiables de dicho ensayo hasta 2002.

La Unión Europea, el más importante donante del mundo, presentó ayer en Durban sus planes para seguir ayudando a los países más pobres en su lucha contra la malaria, el sida y la tuberculosis. Lieve Fransen, la responsable de la Comisión Europea de los programas para la lucha contra estas enfermedades, anunció una reunión en Bruselas, el 28 de septiembre, con la participación de más de un centenar de países para mejorar la ayuda (cada año, la UE aporta casi 120.000 millones de pesetas sólo para programas de salud).

Barcelona, sede en 2002

Barcelona será en 2002 la sede de la XIV Conferencia Internacional del Sida. La decisión la tomó hace dos años la Sociedad Internacional del Sida, a la que pertenecen 10.000 expertos de todo el mundo. Ayer, en Durban, los copresidentes de la próxima reunión, José María Gatell y Jordi Casabona, presentaron el logotipo y los preparativos de la conferencia.

Las mejores palabras las expresó, sin embargo, el actual presidente saliente de esta sociedad internacional, el canadiense Mark A. Wainberg, que ponderó sobre todo el nivel de los científicos españoles. "En España hay excelentes científicos y ése ha sido el elemento fundamental que ha pesado a la hora de elegir la próxima sede", enfatizó. "España es el país cuya ciencia más ha avanzado en los últimos 25 años. Es un país que partía de cero en la época de Franco. La ciencia, sencillamente, no existía. Ahora es uno de los países más reconocidos del mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000